WASHINGTON (AP) — El presidente Donald Trump dijo el viernes que los ataques de Estados Unidos contra el grupo Estado Islámico serán “10 veces más fuertes” en respuesta al reciente atentado en Nueva York. Funcionarios dijeron más tarde que Estados Unidos había lanzado dos ataques aéreos contra el EI en Somalia.

No estaba claro si los ataques en Somalia fueron lanzados como represalia ordenada por Trump por el ataque con camión que mató a ocho personas en Nueva York.

El autor del ataque en Nueva York, Sayfullo Saipov, dijo al FBI que actuó inspirado por el Estado Islámico, y Trump tuiteó que el grupo calificó a Saipov de “soldado suyo”.

Trump tuiteó: "Basado en eso, las fuerzas armadas han golpeado a ISIS mucho más fuerte en los últimos dos días. ¡Van a pagar el precio por atacarnos!”.

Al preguntarle luego sobre el hecho, Trump dijo a la prensa antes de partir a una gira por Asia: “Lo que estamos haciendo es que cada vez que nos ataquen de ahora en adelante _ y ocurrió ayer _, vamos a atacarlos 20 veces más fuerte. Así que cuando un animal cometa un ataque como el del otro día en el lado oeste de Manhattan, vamos a atacar 10 veces más fuerte”.

La operación en Somalia consistió en dos ataques con drones por la noche, de acuerdo con un funcionario estadounidense que habló a condición de anonimato. Fue la primera vez que Estados Unidos lanza ataques aéreos contra el Estado Islámico en Somalia, donde el grupo tiene una presencia creciente.

El informe diario de las fuerzas armadas de ataques aéreos estadounidenses y de la coalición contra posiciones del Estado Islámico señaló el viernes nueve ataques en Siria y cuatro en Irak, un nivel similar al reportado en la semana.

A una pregunta sobre la aseveración de Trump de que las fuerzas armadas están “atacando 10 veces más fuerte” al EI, el Pentágono emitió una breve declaración en la que dijo que Estados Unidos continúa atacando al EI, junto con al-Qaida y otros grupos extremistas similares, “donde quiera que están globalmente y en el momento que decidamos”.

___

El periodista de la Associated Press Robert Burns contribuyó a este despacho.