CIUDAD DE GAZA (AP) — Cientos de miles de niños palestinos comenzaron el miércoles el curso escolar en la Franja de Gaza en medio de una grave crisis presupuestaria en la agencia de Naciones Unidas que financia muchos de los centros educativos.

La Agencia de la ONU para los Refugiados de Palestina en Oriente Próximo (UNRWA, por sus siglas en inglés) advirtió que los fondos de que dispone se habrán agotado a finales de septiembre.

Alrededor de 280.000 gazatíes están inscritos en centros de educación primaria de la UNRWA, mientras que cerca de 100.000 estudian en escuelas gubernamentales.

El principal donante de la UNRWA, Estados Unidos, redujo su aportación anual en 300 millones de dólares el pasado enero. El gobierno de Donald Trump dijo que la medida busca presionar a la agencia para que adopte “reformas fundamentales”.

La UNRWA se estableció tras la Guerra de Independencia de Israel en 1948 para ayudar a unos 700.000 palestinos que se vieron obligados a huir de sus casas.

Israel alega que la agencia perpetúa la crisis de refugiados.