WASHINGTON (AP) — Los miembros de la junta de la Reserva Federal indicaron el mes pasado que el buen estado de la economía llevará la inflación a cerca de su meta de 2%, y que por lo tanto podría ser necesario acelerar el ritmo de los aumentos de las tasas de interés.

Las minutas de la reunión del banco central estadounidense que se realizó entre el 20 y el 21 de marzo, y que fueron publicadas el miércoles, revelan que varios participantes creen que la enérgica actividad económica, aunada a las presiones inflacionarias, implica que la trayectoria de la tasa de interés referencial en los próximos años podría ser “ligeramente más pronunciada” que lo esperado.

Los documentos mostraron que algunos funcionarios del banco central consideraron que eventualmente sería apropiado revisar la declaración de política de la Reserva Federal y pasar de un nivel "acomodaticio" de tasas a uno que restrinja ligeramente la actividad económica para mantener la inflación bajo control.

En la reunión de marzo, el banco central aumentó su tasa de interés referencial en un cuarto de punto, a un margen de entre 1,5% y 1,75%, que sigue siendo bajo. Mantuvo los términos que ha estado usando desde que empezó a elevar las tasas en diciembre del 2015, es decir, que prevé ir aumentando las tasas gradualmente hasta alcanzar su meta de una inflación anual de 2%.

La inflación, de acuerdo a la medición favorecida por la institución monetaria, se ha mantenido por debajo del 2% los últimos seis años debido a diversos factores, desde la severidad de la Gran Recesión hasta una baja temporal de los precios del petróleo y la alicaída economía global.

Sin embargo, por lo menos algunos directivos de la Fed opinan que la inflación finalmente se está despertando.

"Varios de los participantes indicaron que el favorable panorama de la actividad económica, junto con su creencia de que la inflación volverá a su nivel de 2% a mediano plazo, implican que el rumbo apropiado para (la tasa de interés principal de la Fed) los próximos años podría ser ligeramente más pronunciado de lo que habían previsto”, dicen las minutas.

La reunión de la Reserva Federal fue la primera con su nuevo presidente Jerome Powell.