DUBÁI, Emiratos Árabes Unidos (AP) — El misil disparado desde Yemen hacia Arabia Saudí era iraní y portaba "distintivos iraníes", declaró el viernes el máximo comandante de la Fuerza Aérea estadounidense en el Medio Oriente.

Las autoridades investigan cómo fue que el misil fue llevado a Yemen mientras una coalición prosaudí controla el espacio aéreo, los puertos y fronteras de ese país, dijo el teniente general Jeffrey L. Harrigian en conferencia de prensa en Dubái.

El misil fue lanzado el 4 de noviembre por rebeldes yemeníes y voló cerca del aeropuerto internacional de Arabia Saudí, pero fue interceptado por las fuerzas saudíes. En ese entonces el Ministerio de Relaciones Exteriores saudí dijo que los expertos que inspeccionaron el cohete hallaron evidencia del "rol del régimen iraní en la manufactura".

No dio detalles, aunque había afirmado lo mismo tras el lanzamiento de otro misil el 22 de julio. El presidente francés Emmanuel Macron aseveró esta semana que "obviamente" se trató de un misil iraní.

La embajadora estadounidense ante la ONU, Nikki Haley, dijo el martes en un comunicado que el misil lanzado en julio era un cohete Qiam-1 de fabricación iraní, un modelo derivado del Scud. Irán usó por primera vez el Qiam-1 en junio al atacar posiciones del grupo Estado Islámico en Siria, en represalia por atentados en Teherán.

Harrigian se negó a dar detalles de qué tipo de misil se trataba, ni mostró imágenes de los restos del cohete. Tampoco explicó cómo Irán pudo haber evadido el bloqueo de la coalición prosaudí.

"Cómo llegó ese misil allí es algo que probablemente se seguirá investigando por un tiempo", dijo el militar en conferencia de prensa en Dubái, como antesala a una exhibición aérea. "Lo que queda demostrado, comprobado, con base en la inspección de ese misil, es que tenía distintivos iraníes. Ello por sí solo demuestra de dónde vino".

Añadió que anteriormente "esos misiles han tenido distintivos iraníes. Para mí eso es prueba de que hay una conexión con Irán".

Los rebeldes hutis, de etnia chií y aliados con Irán, han admitido antes haber usado un tipo de misil llamado Burkan-2 o "Volcán", incluyendo en el incidente del 4 de noviembre.

Ese tipo de misil se parece mucho al Qiam, escribió Jeremy Binnie de la revista de análisis militar Jane's Defense Weekly, en su edición de febrero.

"El uso del Burkan-2 probablemente intensificará las sospechas de que Irán está ayudando a las fuerzas rebeldes yemeníes a desarrollar una capacidad misilística", escribió Binnie.

Las sospechas podrían incrementarse aun más al considerar que las fuerzas yemeníes nunca antes tenían experiencia en desmantelar y armar un cohete, dijo Michael Knights, un experto en el Washington Institute For Near East Policy que ha investigado la situación en Yemen.

Arabia Saudí desde hace tiempo ha acusado a Irán de dar armas a los rebeldes yemeníes, aunque Irán siempre lo ha negado.

No hubo de inmediato una reacción desde Teherán.

___

Jon Gambrell está en: http://www.twitter.com/jongambrellap