AP NEWS
Related topics

Tras 1 año en funciones sale ministro de finanzas brasileño

December 18, 2015

RIO DE JANEIRO (AP) — La presidenta Dilma Rousseff reemplazó el viernes al ministro de Finanzas Joaquim Levy, un fiscal conservador nombrado hace poco más de un año, con un aliado cercano, el ministro de Planeación Nelson Barbosa, informó la oficina de la líder brasileña en un comunicado.

El cambio llega en medio de la peor recesión en 25 años de Brasil, en momentos en que un escándalo de corrupción y una crisis política que se expanden cada vez más obstaculizan los esfuerzos de recuperación.

Apodado “Manos de tijera”, Levy abogó por una serie de medidas austeras, pero pocas de sus propuestas fueron aprobadas en el Congreso. Se enfrentó frecuente y públicamente con Rousseff, lo que desde hace meses generó rumores de su inminente renuncia.

En una breve declaración de su oficina, Rousseff expresó su agradecimiento por la dedicación de Levy y le deseó éxito en sus futuras labores, sin entrar en detalles.

En un comunicado por separado previo al anuncio, Levy reconoció estar preocupado por la situación de Brasil, cuya economía se espera se contraiga más de 3,5% en este año.

“Llego al final del 2015 preocupado por la situación del país, en particular la economía”, escribió. “Pero tengo una gran confianza en la habilidad de la economía de recuperarse y su potencial para crecer”.

Levy, un economista que estudió en la Universidad de Chicago y alto ejecutivo del banco brasileño Bradesco, era visto con desconfianza por los miembros más inclinados a la izquierda del Partido de los Trabajadores de Rousseff, quienes abiertamente se opusieron a su nombramiento en noviembre de 2014.

El reemplazo de Levy, Barbosa, es considerado ampliamente un cercano aliado de la mandataria. Trabajó bajo el ex ministro de Finanzas Guido Mantega antes de irse en el 2013. Rousseff lo nombró ministro de Planeación a principios de año.

Durante una conferencia de prensa, Barbosa dijo que su prioridad será lograr el equilibrio fiscal.

“El gobierno brasileño... tiene todos los instrumentos para solucionar los problemas que nos aquejan”, dijo, y agregó que hacerle frente a la inflación creciente será otro objetivo principal. “Tengo completa confianza en que Brasil tiene todo lo necesario para superar las actuales dificultades”.

Los rumores de la salida de Levy ocasionaron una mayor caída en la atribulada moneda brasileña la tarde del viernes, la cual ha perdido alrededor de una tercera parte de su valor en el último año. Aunque las versiones del cambio de puestos se escucharon todo el día, el anuncio oficial llegó después de que cerrara el mercado de valores brasileño.

El cambio se da inmediatamente después de que la agencia de calificación crediticia Fitch redujera la de Brasil a estatus basura. Otra de las tres agencias de calificación más importantes, Standard & Poor’s, dio el mismo paso en agosto.

Los infortunios económicos del país se han agravado por la pesquisa en torno a la corrupción del gigante petrolero estatal Petrobras, en el que ya se han visto envueltos altos empresarios y decenas de legisladores, incluidos reconocidos funcionarios del Partido de los Trabajadores.

Aunque Rousseff no ha sido implicada en el escándalo, lucha contra los procedimientos de juicio político que recientemente abrió el Congreso en su contra. Los índices de popularidad de la presidenta han estado rondando cifras de un dígito desde hace meses.

Los analistas consideran que el anuncio del viernes podría complicar aún más la ya difícil situación de Brasil.

Alex Agostini, economista en jefe en Austin Ratings con sede en Sao Paulo, dijo que la salida de Levy marca “el final de una telenovela muy impopular”.

“Levy fue designado para recuperar la credibilidad”, dijo Agostini. “Pero a Rousseff no le agradó la reducción de gastos, así que él fue desautorizado muchas veces. Para empeorar las cosas, Rousseff no tiene suficiente apoyo en el Congreso para que se apruebe algo, lo que ha afectado el plan de Levy. Así que el mercado dejó de creer que él tendría la fuerza para que las cosas funcionaran”.

En una nota de investigación enviada por correo electrónico, Neal Shearing, un economista en Capital Economics, dijo que la salida de Levy “no es una sorpresa”.

“De todas formas, la creciente sensación de disfunción en el centro del gobierno brasileño perturbará los mercados”, señaló en la nota, y agrego que es poco probable que mejore con el nombramiento de Barbosa.

“Al dar un paso atrás, el punto clave de todo esto es que cualquier ministro de Finanzas tendrá que pasar apuros para lograr que el Congreso apruebe medidas de consolidación fiscal significativas”, agregó.

___

El periodista de The Associated Press Mauricio Savarese en Sao Paulo contribuyó a este despacho.

AP RADIO
Update hourly