LOS ANGELES (AP) — Confiando en protagonizar una “marea azul” en noviembre, los demócratas lucharon el martes en elecciones primarias en ocho estados por dar forma al campo de batalla político del país. La votación más importante se celebró en California, donde los republicanos evitaron un bochornoso revés en la lucha por la gubernatura.

El vicegobernador Gavin Newson, un demócrata, obtuvo la candidatura con facilidad, mientras que el ejecutivo de negocios John Cox quedó segundo.

El buen resultado de Cox alivió el temor de los republicanos a que ningún representante de su partido lograra optar al máximo cargo del estado, profundamente demócrata, lo que habría implicado una pérdida de interés de los votantes en los candidatos republicanos a otros puestos el día de las elecciones.

La pugna por el puesto de gobernador era una de las que llamaban la atención en California, un estado que no está acostumbrado a ser un campo de batalla político en el plano nacional. Pero un puñado de escaños en disputa para la Cámara de Representantes _especialmente en el sur del estado_ lo han convertido en un territorio muy peleado en la lucha por la cámara, atrayendo mucho dinero y atención en una importante jornada de primarias para las elecciones de media legislatura.

Los votantes de otros siete estados fueron el martes a las urnas. Y fue una gran noche para las mujeres, con varias aspirantes a gobernadora que salieron victoriosas. Demócratas que se presentan a la reelección, como la senadora por California Dianne Feinstein, tuvieron buenos resultados frente a aspirantes más a la izquierda.

Ningún partido parecía haber sufrido un gran revés. Sin embargo, las leyes electorales de California implican que pasarán días hasta conocer el resultado de la mayoría de los comicios más disputados en el estado.

Los demócratas tienen en California su mayor oportunidad de obtener escaños para la cámara baja este otoño, con más de media docena de escaños republicanos en juego. Necesitan 23 escaños en todo el país para recuperar el control de la Cámara de Representantes.

A 3.000 millas de distancia, la ex fiscal federal y piloto de la Marina Mikie Sherrill superó a varios rivales demócratas en la lucha por sustituir al representante republicano por Nueva Jersey Rodney Frelinghuysen, que se retira. La favorita de los demócratas de Washington se enfrentará a Jay Webber, asambleario republicano, en una de las votaciones que los demócratas se han marcado como posibles objetivos.

En Alabama, la representante republicana Martha Roby, en su cuarta legislatura, se vio obligada a disputar una segunda vuelta el mes que viene tras no hacerse con el 50% de los votos de su partido. Se enfrentará al exdemócrata Bobby Bright en el conservador 2do distrito de Alabama, donde la lealtad a Trump ha sido un tema clave.

Roby fue la primera congresista que retiró su apoyo al presidente republicano en 2016 cuando se publicó un video en el que presumía de agarrar a mujeres por los genitales.

En Nuevo México, la representante demócrata Michelle Lujan Grisham obtuvo la candidatura del partido para suceder a la gobernadora republicana Susana Martínez. Si gana, Grisham será la segunda latina que gobierna el estado.

La gobernadora de Alabama Kay Ivey se impuso a tres rivales republicanos, mientras que la representante de Dakota del Sur Kristi Noem se convirtió en la primera mujer aspirante al puesto de gobernador en su estado.

En Iowa, la representante estatal demócrata Abby Finkenauer, de 28 años, intentaba convertirse en la mujer más joven que ha servido en el Congreso.

Y en Nuevo México, la expresidenta estatal del Partido Demócrata Debra Haaland, miembro de la tribu Laguna Pueblo, ganó su primaria y podría convertirse en la primera mujer congresista nativa estadounidense si gana en otoño.

El senador republicano por Mississippi Roger Wicker ganó su primaria, al igual que el senador por Nueva Jersey Bob Menendez, un demócrata que fue acusado de soborno el año pasado en un proceso federal que terminó con empate del jurado.

El empresario republicano Bob Hugin se hizo con la candidatura republicana para enfrentarse a Menendez en otoño.

Trump no se presenta a las elecciones de este año, pero muchos votantes pensaban en él.

Francine Karuntzos, jubilada de 57 años de Huntington Beach, California, dijo estar muy preocupada por el presidente republicano, especialmente su reciente declaración de que podría indultarse a sí mismo. Aunque no forma parte de ningún partido, señaló, el martes votó demócrata.

La historia era distinta en Mississippi, donde Gladys Cruz, de 66 años, dijo no estar segura de a qué republicano apoyaría en las primarias del estado al Senado, aunque quería que el ganador apoyara con firmeza a Trump.

___

Los periodistas de Associated Press Amy Taxin en Huntington Beach, Sophia Bollag en Sacramento, David Porter en Montclair, Nueva Jersey, y Kevin McGill en Picayune, Mississippi, contribuyeron a este despacho.