SAO PAULO (AP) — En un despacho sobre inmigrantes venezolanos en un poblado fronterizo brasileño, The Associated Press reportó erróneamente que agentes enviados a la frontera entre ambos países son tropas. Son miembros de una unidad policial estilo militar, pero no forman parte de las fuerzas armadas.

A continuación presentamos una versión corregida de la historia:

Brasil enviará fuerza de élite a pueblo en frontera con Venezuela

El gobierno de Brasil planea enviar una unidad policial de estilo militar al pueblo fronterizo de Pacaraima luego de que sus residentes atacaran a migrantes venezolanos.

SAO PAULO (AP) — El gobierno de Brasil planea enviar una unidad policial de estilo militar al pueblo fronterizo de Pacaraima luego de que residentes atacaran a migrantes venezolanos.

El Ministerio de Seguridad Pública planea enviar a Pacaraima a cuando menos 60 efectivos de la Fuerza Nacional, un organismo de élite de estilo militar, informó el domingo la agencia de noticias oficial Agencia Brasil. El ministerio no respondió las llamadas en busca de detalles.

Pacaraima, en el estado de Roraima, es un importante cruce fronterizo con Venezuela, donde la agitación policía y económica han llevado a miles de personas a cruzar hacia Brasil en los últimos años.

Las autoridades informaron que la violencia del sábado se desató luego de que robaran, apuñalaran y golpearan a un comerciante. Cuatro migrantes venezolanos fueron culpados del ataque.

Grupos de residentes recorrieron la ciudad arrojando piedras a los migrantes y prendiendo fuego a sus pertenencias.

Según la Fuerza Especial de Logística Humanitaria, un grupo del ejército en Roraima, al menos 1.200 inmigrantes huyeron de Pacaraima para escapar de la violencia y regresaron a Venezuela.

El gobierno del estado de Roraima estima que más de 50.000 refugiados venezolanos cruzaron la frontera y duermen en albergues o a la intemperie, en carpas, plazas y calles. Esto supone casi el 10% de la población del estado, de 520.000 habitantes.

Claudio Lamachia, presidente de la Barra de Abogados de Brasil, dijo en un comunicado que la violencia registrada en Pacaraima "expuso el drama humanitario que afecta a nuestros vecinos (...) que está intentando mejorar sus vidas y sobrevivir”.

"El estado de Roraima no tiene las condiciones para albergar a todos los inmigrantes”, señaló.

Ante la crisis, en los últimos meses las autoridades intentaron limitar los servicios a los venezolanos y cerrar temporalmente la frontera. El gobierno federal y los tribunales impidieron estas propuestas.