GINEBRA (AP) — Médicos Sin Fronteras (MSF) tomó medidas en 24 casos de acoso sexual o abusos entre empleados el año pasado, un proceso que terminó con el despido de 19 personas.

La organización humanitaria recibió 146 quejas o alertas de su personal, que en 2017 era de 40.000 personas, explicó la ONG con sede en Suiza en un comunicado el miércoles.

MSF no concretó donde se produjeron los supuestos abusos ni quienes fueron las personas despedidas.

La decisión de dar a conocer lo ocurrido responde a su intención de fomentar la transparencia, añadió MSF. El comunicado coincide con la crisis que salpica a la ONG británica Oxfam luego de que se publicó que extrabajadores pagaron por sexo mientras trabajan en Haití después del devastador terremoto de 2010.

Tanto el gobierno británico como el regulador de asociaciones de beneficencia criticaron a Oxfam por su falta de transparencia en la gestión del caso.