NUEVA YORK (AP) — El manager de los Yanquis, Joe Girardi, sigue confiando en el receptor Gary Sánchez para la postemporada pese a las dificultades defensivas del dominicano.

Sánchez, de 24 años, lidera Grandes Ligas en lanzamientos no atrapados con 16 y ha estado detrás del plato en 53 wild pitches, cuatro menos que el total de la peor marca de las mayores, en manos de Jonathan Lucroy, de Colorado.

"Este es mi cátcher", declaró Girardi el viernes. "Me siento contento con el progreso que ha tenido. ¿Mejorará? Sin duda. Es joven, pero este chico realmente ha progresado".

Nueva York ganaba 4-1 el jueves cuando Tampa Bay aprovechó un wild pitch y un lanzamiento no atrapado para anotar carrera en ambas pifias. Los Rays remontaron con siete carreras en el inning y terminaron ganando 9-6.

"Los receptores van a tener días malos. Él tuvo uno horrible ayer. Todos desean enfocarse en las dos pelotas que quizá se le fueron, ¿pero qué hay de las 12 o 14 que logró bloquear?", agregó Girardi. "Y recibió un golpe en el cuello. Recibió un golpe en el hombro".

Girardi criticó a Sánchez después de no quedarse con una pelota frente a Cleveland el 4 de agosto, señalando que el receptor debía mejorar, y lo dejó en la banca por los siguientes dos partidos.

"Yo sólo estaba siendo honesto, haciéndole ver que necesita mejorar, y se hizo cargo él mismo y ha trabajado muy duro para mejorar", explicó Girardi.

En su primera temporada completa en Grandes Ligas, Sánchez ha puesto fuera a 36 de 92 corredores en intentos de robo. Batea para .278 con 33 cuadrangulares y 90 carreras remolcadas en 121 partidos, ausentándose del 8 de abril al 5 de mayo por lesión de bíceps derecho.

"Defensivamente, este año no ha sido que lo habría querido, pero siento que he mejorado en los últimos meses", aseveró.