AP NEWS
Related topics

EEUU: Venezolano en busca de asilo protesta en detención

September 26, 2018

Esta foto sin fecha puesta a disposición por Hosseph Calderon muestra a su hermano Helgener Tijera Calderón, un oficial del ejército venezolano que desertó, en Mérida, Venezuela. El militar inició una huelga de hambre pero la levantó al día siguiente confiado en la promesa de las autoridades de que reconsiderarán su pedido de asilo. (Hosseph Calderon vía AP)

MIAMI (AP) — Un teniente del ejército venezolano que desertó por su oposición a las autoridades se cansó de estar detenido en Estados Unidos y dijo basta.

Helgener Tijera Moreno, detenido hace dos años al pedir asilo en la frontera, inició una huelga de hambre en busca de conseguir su libertad pero la levantó al día siguiente después de que las autoridades le prometieron reconsiderar su caso.

“No comí tres comidas”, dijo Tijera en una entrevista telefónica con The Associated Press desde el centro de detención de inmigrantes de Otero, en el estado de Nuevo México, donde permanece detenido. “Levanté la huelga después de que me dijeron que están consultando a Washington si me pueden liberar”, agregó el venezolano de 39 años.

La Policía de Inmigración y Aduanas (ICE, por su nombre en inglés) no ofreció detalles sobre la situación de Tijera de manera inmediata. El Servicio de Inmigración y Aduanas no brinda información sobre casos individuales de asilo pero asegura que hace cumplir las leyes.

Tijera llegó en septiembre de 2016 y pidió asilo alegando que las autoridades de su país lo consideraban un traidor a la patria por su oposición y críticas al gobierno del presidente Nicolás Maduro.

De acuerdo con documentos judiciales, corría riesgo de ser encarcelado después de que el gobierno venezolano lo acusó de militancia política. Pero un juez de inmigración rechazó el pedido y ordenó su deportación.

Tijera apeló ese fallo y aún espera que una corte de apelaciones del estado de Colorado se expida. Sin embargo, mientras no haya una decisión final está vigente su orden de deportación.

“Hui de la cárcel de Venezuela y ahora estoy en la cárcel aquí, sin haber hecho nada”, dijo el venezolano, que al salir de su país evitó ser arrestado. “Sólo por no compartir ideales políticos y sociales, por tener una opinión política diferente”.

Sus temores tienen fundamento.

Se estima que unos 150 militares están detenidos en Venezuela. Algunos han sido condenados por delitos de instigación a la rebelión y traición a la patria. Otros aún están en proceso por los mismos delitos.

En Estados Unidos las deportaciones han proseguido.

Al menos 250 venezolanos fueron deportados en 2017, un aumento de 36% con respecto a 2016. Al igual que Tijera, 265 permanecen detenidos a la espera de ser repatriados, de acuerdo con ICE.

Tijera dijo que agentes de ICE se le acercaron el martes en la mañana y le pidieron que reconsiderara su decisión de hacer huelga de hambre.

Explicó que les dijo que estaba esperando el fallo sobre su asilo y que temía regresar a Venezuela.

“Me dijeron: ‘Nos conviene que no salgas enfermo, que comas para que salgas bien’”, explicó Tijera, tras señalar que fue un diálogo cordial.

Más de 2,3 millones de personas, un 7% de la población total de Venezuela, han dejado el país en los últimos tres años de acuerdo con cifras de Naciones Unidas. La mayoría se ha refugiado en Brasil, Chile, Colombia, Ecuador y Perú.

En Estados Unidos, las solicitudes de asilo de venezolanos escalaron a niveles históricos y superaron a todas las otras nacionalidades. En 2017 ascendieron a cerca de 28.000, el doble que el año anterior y cinco veces más que en 2015, según información del Servicio de Inmigración y Aduanas.

Sin embargo, casi la mitad de las solicitudes han sido denegadas por cortes de inmigración en los últimos cinco años, de acuerdo con una organización que recopila e investiga información del gobierno en la Universidad de Syracuse, llamada Transactional Records Access Clearinghouse.

AP RADIO
Update hourly