RAMALA, Cisjordania (AP) — Miles de palestinos protestaron el jueves al cumplirse el centenario de la Declaración Balfour, con la que el gobierno británico le prometió al pueblo judío trabajar a favor de darle un hogar nacional en su tierra ancestral, Palestina.

En Ramala, unos 3.000 palestinos marcharon desde el centro de la ciudad hasta el consulado británico, ondeando banderas negras y carteles con frases como "100 años de destierro". Estallaron protestas en el este de Jerusalén y en otras localidades de Cisjordania.

Rawada Odeh dijo que participó en la marcha en Jerusalén porque la declaración le prometió un hogar nacional a los sionistas pero "se olvidó que ya había una población palestina aquí, en nuestra tierra".

"Esta tierra no le pertenecía a Balfour. Somos palestinos, estamos viviendo aquí y seguiremos luchando por nuestra causa hasta que triunfemos", expresó Odeh.

La declaración fue emitida en 1917 y sirvió como base para el establecimiento del Mandato Británico en Palestina, aprobado en 1920 por la entonces Liga de Naciones, antecesora de la ONU. En las décadas sucesivas surgieron olas de inmigración judía a Palestina a medida que peligraba la existencia de judíos en Europa y gradualmente se forjaron las instituciones de lo que sería luego el estado de Israel. Esa actividad política conllevó a crecientes fricciones con los árabes que poblaban el territorio.

Israel considera la Declaración Balfour como la primera muestra del reconocimiento internacional al derecho de los judíos de retornar a su patria ancestral. Considera a Gran Bretaña como piedra angular en la narrativa dominada por el empeño, el heroísmo y el espíritu pionero de los primeros activistas que construyeron el estado.

El primer ministro Benjamin Netanyahu conmemoraba el aniversario en Londres en una cena con la primera ministra Theresa May.

Los palestinos, sin embargo, consideran la Declaración Balfour como la causa de su "nakba" o catástrofe, en referencia al desplazamiento masivo como consecuencia de la guerra de 1948. Las repercusiones de esa crisis de refugiados aún se hacen sentir por la región, en que los palestinos retratan a Israel como producto de ambiciones imperialistas británicas.