LONDRES (AP) — Una investigación independiente determinó que el ciberataque que paralizó sectores del Servicio Nacional de Salud británico meses atrás podría haberse evitado con medidas de seguridad básicas, se informó el viernes.

La Oficina Nacional de Auditoría halló que 81 empresas públicas de salud _un tercio del total en el país_ no habían sido actualizadas para defenderse del programa informático extorsionista WannaCry, que en mayo provocó la anulación de miles de citas médicas y desvió ambulancias.

El jefe de la auditoría, Amyas Morse, exhortó al departamento de salud y las autoridades de salud pública a “precaverse” bajo pena de sufrir ataques aún más perjudiciales en el futuro.

Se ha atribuido el ataque a Corea del Norte.

El llamado “ransomware” es un programa informático malicioso que bloquea una computadora y exige el pago de un rescate para liberar los datos del usuario.