BOGOTÁ (AP) — Autoridades colombianas detuvieron el lunes a Jesús Santrich, un comandante de la extinta guerrilla Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), requerido en Estados Unidos por tráfico de drogas.

La captura de Santrich de 51 años se registró después de un allanamiento en su vivienda en Bogotá, se informó oficialmente.

La Fiscalía General dijo que la detención del exlíder guerrillero fue solicitada por un funcionario de la embajada estadounidense en el marco de una investigación por delitos relacionados con tráfico de drogas.

En su cuenta de Twitter, las FARC describió la detención de Santrich como “el peor momento” de su proceso de paz con el gobierno de Colombia.

El grupo funciona ahora como un partido político, con diez escaños garantizados en el Congreso de Colombia por los próximos ocho años, de los cuales uno iba a ser ocupado por Santrich.

En declaraciones formuladas después de esa detención, el presidente colombiano Juan Manuel Santos advirtió que no le “temblará la mano” para autorizar la extradición de exguerrilleros de las FARC que sean involucrados en el tráfico de drogas.

De acuerdo con una orden de captura emitida por la Interpol, Santrich planificó envíos de cocaína a Estados Unidos a partir de junio del 2017, siete meses después de que las FARC firmasen el acuerdo de paz con el gobierno colombiano. El exlíder está acusado por una corte federal de Estados Unidos de conspirar para exportar 10 toneladas de cocaína a ese país, se informó.