FRANCFORT, Alemania (AP) — La canciller alemana Angela Merkel aguardaba los resultados de la votación interna en el Partido Socialdemócrata para saber si éste acepta formar una coalición con su partido conservador y así formar un nuevo gobierno.

Los socialdemócratas comenzaron a contar las papeletas el sábado por la noche. Los trabajadores electorales iban a trabajar toda la noche en la sede del partido en Berlín usando máquinas que abren sobres a alta velocidad. Se prevé que el anuncio del resultado sea el domingo alrededor de las 0800 GMT.

Un triunfo del "sí" significaría que Merkel puede seguir como canciller de la economía más grande de Europa para ejercer un cuarto período, luego de 12 años en funciones como una de las figuras políticas más influyentes del continente.

El triunfo del "no" traería incertidumbre. Los partidos alemanes han tenido problemas para formar una coalición gobernadora, dejando a Merkel a cargo de un gobierno interino desde las elecciones en septiembre.

Si los socialdemócratas rechazan la coalición, el resultado podría significar nuevas elecciones o bien un gobierno en minoría, algo sin precedentes en la Alemania de posguerra.

Unos 464.000 socialdemócratas están habilitados para votar. Los dirigentes dicen que prevén que la mayoría vote que "sí" quieren formar una coalición que ellos negociaron con Merkel y sus aliados.

Pero muchos afiliados de base están descontentos y no quieren volver a tener el gobierno de "Gran Coalición" entre partidos de izquierda y derecha vigente desde la elección de 2013. Quienes se oponen han hecho campaña contra la renovación de la coalición, diciendo que los socialdemócratas perdieron el apoyo del público desde que formaron parte del gobierno con la Unión Demócrata Cristiana de Merkel y el partido bávaro Unión Social Cristiana.

El presidente designado del partido Andrea Nahles dijo el sábado a reporteros en Berlín que "esperemos que no haya resultados negativos. Por eso es que no voy a especular sobre esto, especialmente en un día tan soleado. Solo estamos preparados para buenas noticias".

Con el "sí", Merkel probablemente sería reelegida canciller por el Bundestag, la cámara baja del parlamento, el 14 de marzo.

Una victoria del "no" dejaría el asunto en manos del presidente Frank-Walter Steinmeier, quien podría postular a Merkel como canciller. Si nadie obtiene mayoría en las dos primeras rondas de votación, se realizaría una tercera que daría el triunfo al candidato con más votos.

La alternativa entonces sería que Steinmeier designe a esa persona como canciller en minoría o disuelva el parlamento y convoque a nuevas elecciones.