CIUDAD DE MÉXICO (AP) — Una comisión internacional para combatir la corrupción en Honduras criticó el miércoles recientes cambios legislativos que bloquean su investigación de cinco legisladores por cargos de malversación.

La misión anticorrupción de la OEA en Honduras dijo que los cambios obstruirían investigaciones en curso y futuras y, como son retroactivos, potencialmente permitirían que funcionarios públicos en prisión apelen sus condenas.

Juan Jiménez, líder de la misión, dijo que las reformas del 18 de enero requieren que todos los gastos públicos sean evaluados por la corte de auditores del país por un período de tres años. Durante ese tiempo, no se puede tomar ninguna medida civil o penal.

La ley “está diciendo que el Ministerio Publico no puede investigar, eso es inconstitucional”, dijo Jiménez.

Jiménez dijo que los cambios legislativos congelarían la causa presentada por fiscales hondureños y la misión en diciembre sobre el uso de fondos públicos que fueron malversados y terminaron en las cuentas bancarias de cinco legisladores.

Dijo que la investigación de la misión había mostrado fuertes indicios de que 30 legisladores y ex legisladores cometieron delitos, incluyendo el presidente del Congreso, y el número de funcionarios investigados pudiera llegar a más de 60.

El Congreso dijo en un comunicado que el cambio no implicaría impunidad, sino que “promueve la transparencia y la rendición de cuentas” al registrar los movimientos de todos los recursos asignados a proyectos sociales y comunitarios. El organismo negó que los fiscales federales vayan a estar restringidos.

En una conferencia de prensa, Jiménez dijo que la situación es un “pacto de inmunidad” y le pidió al presidente Juan Orlando Hernández que intervenga. Dijo que el mismo día que el Congreso aprobó los cambios, los legisladores aprobaron modificaciones al código penal que reducen las sentencias por corrupción.

"No entendemos cómo es posible que se puede haber emitido una norma que lo que busca es impunidad 30 personas que saben que están siendo investigados", dijo Jiménez.

La investigación de los legisladores se perdería si la ley se mantiene vigente y la responsabilidad es pasada a una corte de auditores, que tiene "características políticas de su conformación". Una audiencia en el caso fue programada contra los cinco legisladores para el miércoles, pero Jiménez dijo que temía que el juez cite la nueva ley para no permitir que proceda.

A la pregunta de si la misión había enfrentado amenazas durante su investigación, Jiménez dijo que alguien había contratado a una firma extranjera para investigarlo. Dijo que la firma no encontrará nada, pero que él consideraba la investigación un intento de matar al mensajero.

Jiménez dijo que él y otros miembros de la misión están comprometidos a ayudar a Honduras a combatir la corrupción, pero que él había comenzado a consultar con el secretario general de la OEA Luis Almagro. Dijo que es posible una impugnación constitucional a la nueva ley.

"Probablemente eso es lo que quieran los personajes corruptos, que la misión se vaya”, dijo.