El derby de jonrones se adelantó a marzo.

La temporada de 2018 en las Grandes Ligas arrancó con otro despliegue de palos que obligarán a reescribir el libro de records. Cuadrangulares en circunstancias singulares, y desde el primer lanzamiento.

Un año después que se fijara un record de 6.105 jonrones en las mayores, Ian Happ de los Cachorros se encargó de poner en órbita el primer lanzamiento de la campaña, una recta de José Ureña a 95 millas por hora.

Nadie había disparado un jonrón al primer pitcheo de una campaña desde 1986, cuando Dwight Evans de los Medias Rojas conectó ante Jack Morris, un futuro miembro del Salón de la Fama, en el desaparecido Tiger Stadium, según el Elias Sports Bureau.

Lo visto en Miami fue apenas el aperitivo de la jornada. La cosecha de jonrones del año pasado eclipsó la marca de 5.963 que se alcanzó en 2000, en el apogeo de la Era de los Esteroides.

_Giancarlo Stanton, el campeón jonronero de las mayores en 2017, sacudió dos cuadrangulares bajo el domo del Rogers Centre de Toronto, en su estreno oficial con el uniforme de los Yanquis de Nueva York. El reinante Jugador Más Valioso de la Liga Nacional disparó 59 cuadrangulares el año pasado antes de que en diciembre fuera traspasado de Miami al equipo del Bronx.

“Uno tiene ganas de sacar pronto el primero para poder relajarse”, dijo Stanton tras un triunfo por 6-1 sobre los Azulejos.

_George Springer sacudió un jonrón en el primer turno de un partido de la jornada inaugural por segundo año consecutivo. El Jugador Más Valioso de la pasada Serie Mundial con los campeones Astros de Houston castigó un ofrecimiento del zurdo Cole Hamels para convertirse, según Elias, en el único jugador en la historia que batea jonrones al iniciar un juego de jornadas inaugurales consecutivas.

Springer pegó 34 jonrones durante la pasada temporada regular con los Astros, todos como primer bate.

“Es extraño, es chévere”, afirmó Springer sobre su peculiar hito conseguido en una victoria ante los Rangers de Texas. “Me gusta marcar la pauta para nuestro equipo”.

_Matt Davidson se convirtió en el cuarto jugador en la historia de las Grandes Ligas en despachar tres jonrones en un mismo juego de la jornada inaugural, descarga que condujo a los Medias Blancas al triunfo por paliza de 14-7 en Kansas City.

Davidson emuló a Dmitri Young de Detroit (2005), Tuffy Rhodes de los Cachorros (1994) y el dominicano George Bell de Toronto (1988).

_Tampoco faltaron los jonrones para dejar tendidos a rivales. Fue lo que hicieron Adam Jones y Nick Markakis. El de Jones en el 11mo inning le dio a Baltimore la victoria 3-2 ante Minnesota y Markakis definió para que Atlanta superarse 8-5 a Filadelfia.

Pero el jonrón más emotivo del día fue el que Anthony Rizzo bateó en la victoria de los Cachorros sobre los Marlins por 8-4.

En el segundo inning, Rizzo recibió una ovación tras su cuadrangular en Miami. Ambos equipos rindieron un homenaje a las 17 personas que murieron baleadas en la escuela secundaria donde estudió el primera base de los Cachorros en Parkland, Florida. Al cruzar el plato, Rizzo tocó el parche que llevaba en su pecho y apuntó hacia el cielo.

“Esa fue quizás la experiencia más metafísica que he tenido al conectar un jonrón en mi vida”, resumió Rizzo.

Esta fue la apertura de campaña más prematura, excluyendo inauguraciones en el extranjero. Todos los equipos tenían pautado jugar en el día inaugural por primera vez desde 1968 — el último año antes que la Liga Americana y la Nacional optaran por el formato de divisiones.

Pero la lluvia estropeó dos de los 15 duelos. El partido entre los Tigres de Detroit y los Piratas de Pittsburgh fue pospuesto, lo mismo que el choque entre los Nacionales de Washington y los Rojos de Cincinnati.