ABU DABI, Emiratos Árabes Unidos (AP) — El presidente francés Emmanuel Macron recorrió el miércoles las galerías del Museo del Louvre de Abu Dabi, una década después de que su país firmó un acuerdo de 1.200 millones de dólares para compartir el nombre y algunas de las obras del famoso museo.

Macron y su esposa, Brigitte, caminaron al museo junto con el príncipe heredero Mohammed bin Zayed Al Nayhan y el emir de Dubai jeque Mohammed bin Rashid Al Maktoum.

Con el arquitecto Jean Nouvel a su lado, Macron ingresó a la primera galería del museo, que tiene un tragaluz que se asemeja a la pirámide del Louvre.

El suelo bajo sus pies tiene la silueta de los Emiratos Árabes Unidos, con diferentes ciudades del mundo nombradas en árabe, chino, hindi e inglés.

Los visitantes miraron entonces una estatua neolítica de Jordania, una de las más antiguas que se conoce.

Más tarde, Macron y sus anfitriones se sumaron a líderes árabes en un evento para marca la inauguración del museo.

El museo representa un logro cultural importante para los Emiratos, luego de una espera de un decenio y cuestionamientos sobre las condiciones de los trabajadores en el proyecto de construcción.

Las obras en exhibición ofrecen una breve historia del mundo y sus principales religiosas, sin dejar fuera el judaísmo, en un país que no reconoce oficialmente a Israel.

Funcionarios del museo dicen que sirve además como puente cultural entre el Occidente y el Oriente. Sin embargo, los valores estrictos de Abu Dabi, la capital que es mucho más conservadora que Dubái, son notables en la ausencia de desnudos en las piezas en el museo.

El museo es un edificio modernista bajo una cúpula de ocho capas de formas geométricas estilo arábigo.

Las aguas del Golfo Pérsico pasan junto a los pasillos exteriores, lo que permite que los rayos de luz que se filtran por el techo se reflejen en la superficie y en las paredes blancas.

Las autoridades de Abu Dabi no han dicho cuánto costó construir el museo. Lo que se sabe es que Abu Dabi le pagó a Francia 525 millones por el uso del nombre “Louvre” por los próximos 30 años y seis meses, además de 750 millones para contratar a administradores franceses para supervisar las 300 obras prestadas.

___

Jon Gambrell está en http://www.twitter.com/jongambrellap