PARÍS (AP) — Cientos de bomberos luchaban el martes en la región de la Riviera en el sur de Francia y en la isla de Córcega contra las llamas avivadas por fuertes vientos que han dejado algunos socorristas lesionados.

Ocho bomberos y unos 15 policías han resultado lastimados por los incendios que iniciaron el lunes y han calcinado cerca de 4.000 hectáreas (9.880 acres) de vegetación, según autoridades francesas.

La autoridad de seguridad civil de Francia ya solicitó a la Unión Europea apoyo para apagar el fuego y el préstamo de dos aeronaves Canadair para contener y extinguir el incendio.

No ha habido reportes de turistas o residentes lesionados.

Las llamas consumieron unas 800 hectáreas (casi 2.000 acres) alrededor de Var, mientras que dos villas destruidas en La Croix Valmer, a 12 kilómetros (7 millas) al oeste de Saint-Tropez. Un enorme fuego en la región vecina de Luberon estaba bajo control el martes.

La prefectura de Var dijo que unas 100 personas han sido evacuadas de Ramatuelle.

El incendio más grande estaba en el norte de Córcega, con casi 2.000 hectáreas (5.000 acres) calcinados.

Gerard Collomb, ministro de Interior de Francia, tuiteó que viajaría la tarde del martes a Corsica para reunirse con los equipos de emergencia.