AP NEWS
Related topics

Las mujeres se adentran en negocio de las funerarias

November 27, 2018

Las estudiantes de ciencias mortuarias Maeve Curran (izq) y Anita Bennett practican usando a su colega estudiante Anna Deloriea en la Universidad Estatal de Nueva York en Canton el 22 de octubre del 2018. (AP Photo/Ted Shaffrey)

NUEVA YORK (AP) — Un programa de entrenamiento para las ciencias fúnebres es un claro ejemplo de la nueva tendencia en el negocio de las funerarias.

Sesenta de los 75 estudiantes en el programa en la Universidad Estatal de Nueva York en Canton (SUNY Canton) son mujeres, y no es una excepción.

En el 2017, casi el 65% de los graduados de programas de entrenamiento para directores de funerarias en Estados Unidos fueron mujeres, según la Asociación de Servicios Fúnebres. Esa es la cifra más alta jamás registrada por la entidad. Las mujeres están acudiendo a una profesión que hace pocas décadas era un feudo casi exclusivamente de hombres.

Sin embargo, muchas de las mujeres en el programa de SUNY Canton denuncian que sigue habiendo muchos obstáculos en su camino.

Si bien una mayoría de los que están entrando a la profesión son mujeres, el 74% de los empleados y directores de funerarias son hombres, según datos del censo del 2016.

Perduran los estereotipos, como de que las mujeres no tienen la fuerza para cargar un ataúd, o que las sustancias químicas usadas para embalsamar le harán daño a una mujer embarazada.

“Es insólito que las mujeres en este sector sigan enfrentando estos obstáculos”, opinó Anna Deloriea, una estudiante de ciencias fúnebres de 20 años de edad. “Cuando una va a hacer su residencia, que es como una pasantía de un año tras la cual te dan la licencia, muchos directores de funerarias dicen que prefieren a un hombre porque creen que las mujeres no pueden levantar peso”.

Darien Frederick, de 21 años, graduada de SUNY Canton y hoy directora de la Cleveland Funeral Home en Watertown, Nueva York, dijo que incluso algunos clientes tienen reservas a contratar a una mujer.

“Una familia vino y dijo que no quería que ninguna mujer vaya a organizar su funeral”, dijo Frederick. “Y hay que respetar esos deseos, entiendo que así es la generación antigua. No me afecta, pero ese estigma está desapareciendo”.

Hasta la era victoriana en Estados Unidos, el cuidado de los difuntos era una tarea principalmente de las mujeres. La muerte usualmente ocurría en el hogar y no tanto en un hospital o en una institución asistencial, y preparar el cadáver para su sepultura era una tarea familiar.

Ello comenzó a cambiar durante la Guerra Civil, cuando por primera vez se pudo embalsamar a los cuerpos y traer a los soldados a su pueblo de origen para su entierro. Y para embalsamar se necesitaba una educación, de la cual las mujeres estaban excluidas sistemáticamente. Los hombres gradualmente dominaron la industria fúnebre, y se esparció la idea de que las mujeres son demasiado débiles para lidiar con cosas relacionadas con la muerte.

AP RADIO
Update hourly