AP NEWS
Related topics

Fuertes divisiones entre demócratas en torno a inmigración

June 28, 2019
1 of 2
La presidenta de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi caminando por un pasillo del Capitolio el jueves 27 de junio del 2019. Pelosi no pudo evitar que la cámara aprobase un proyecto diluido de ayuda a los migrantes detenidos en la frontera. (AP Photo/Alex Brandon)

WASHINGTON (AP) — La desconfianza de los demócratas en Donald Trump es tal que un proyecto de ley de ayuda humanitaria para mejorar las condiciones en que son detenidos los migrantes que cruzan la frontera ilegalmente --una iniciativa que apoya todo el mundo-- sacó a la luz profundas divisiones en el partido.

El proyecto representó un duro revés para la presidenta de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi, que tuvo que aceptar una versión más diluida de lo que ella quería. Y generó numerosos roces en otras áreas.

Enfrentó a los demócratas de la cámara baja con los del Senado y puso en evidencia la discordia entre el creciente sector progresista del partido y el centro. Dejó en claro que Pelosi tiene un duro desafío por delante que va más allá de lidiar con un puñado de legisladores novatos y aguerridos como Alexandria Ocasio-Cortez.

Los enfrentamientos entre la izquierda y el centro podrían complicar las perspectivas demócratas en otros proyectos importantes como la cobertura médica, el cambio climático y la asignación de fondos para las fuerzas armadas y programas domésticos. La dinámica se parece bastante a la que enfrentaron hasta hace poco los líderes republicanos de la cámara baja cuando controlaban ese cuerpo y tropezaron con la férrea oposición de la extrema derecha.

“No es bueno para la unidad” del partido, dijo la representante demócrata Pramila Jayapal, del sector progresista.

Si bien ambas cámaras aprobaron la legislación con amplios márgenes, los demócratas del Senado lo hicieron en forma abrumadora, con solo seis senadores que votaron en contra. Dijeron que sacaron adelante el mejor proyecto posible en una cámara controlada por los republicanos.

La votación final fue de 84-8. Previamente había sido aprobada por 30-1 por la Comisión de Asignaciones Presupuestarias, un margen inusitadamente grande.

En la Cámara de Representantes, en cambio, la votación fue de 305-102, y entre los demócratas de 129-95. Muchos de los que la apoyaron lo hicieron a regañadientes, por más de que el grueso de los 4.600 millones de dólares aprobados eran para menores alojados en instalaciones atestadas y sórdidas. Los demócratas acusaron a sus colegas del Senado de ceder demasiado y la propia Pelosi, siempre mesurada, no pudo evitar las críticas.

“No vamos a caer en el mismo comportamiento irrespetuoso del Senado al ignorar las prioridades de la cámara baja”, declaró. “Para conseguir recursos para los niños lo más rápidamente posible, vamos a someter a votación el proyecto del Senado”.

Los demócratas de la Cámara de Representantes estaban convulsionados y los moderados dijeron que la izquierda vivía en un mundo de ilusiones si pensaba que podía obligar a los republicanos a modificar el proyecto.

“El proyecto era muy bueno. ¿Saben por qué? Porque va a ser aprobado”, expresó el representante demócrata Jeff Van Drew, del sector moderado.

Para el representante Raúl Grijalva, de izquierda, “nuestros esfuerzos por producir un proyecto mucho más humano que el actual fueron tirados por la borda” por los demócratas moderados.

La izquierda quería incluir medidas que hubieran impedido a Trump transferir dinero para reforzar el control de la frontera con México o para comprar más camas, de modo que se pueda detener más migrantes. También querían fijar condiciones más rígidas para la atención de los migrantes detenidos y que a los legisladores les resultase más fácil visitar las instalaciones.

Pero los moderados que tienen por delante elecciones reñidas, temerosos de ser acusados de demorar innecesariamente la ayuda y complicar las cosas, decidieron no apoyar esas iniciativas.

Pelosi no tuvo ningún margen de maniobra ante esa oposición y el apoyo abrumador que había recibido el proyecto del Senado.

“Debieron haber analizado medidas para que este cruel gobierno rinda cuentas y no lo hicieron”, se quejó Jayapal al expresar el malestar de los progresistas.

En otro reflejo de la convulsión reinante entre los demócratas, 24 integrantes del bloque hispano de la cámara baja votaron en contra del proyecto y solo ocho lo apoyaron.

“Tenemos un presidente en el que no se puede confiar y darle un cheque en blanco es algo que mete miedo”, expresó la representante Verónica Escobar, quien se opuso a la medida.

Los demócratas pudieron haber conseguido un proyecto más a su gusto si lo hubiesen adosado a una ley de ayuda para desastres aprobada por Trump hace varias semanas y que interesa mucho a los republicanos. Los demócratas de la Cámara de Representantes retiraron el proyecto de la ley sobre desastres porque no incluía dinero para Puerto Rico, que se recupera de un devastador terremoto, y no fijaba requisitos más fuertes para la atención de los migrantes. Esto pudo haberles restado fuerza en las negociaciones.

“Muy poca gente tiene experiencia de gobierno y no saben cómo funciona esto”, dijo el veterano representante demócrata John Yarmuth.

___

Los reporteros de la Associated Press Andrew Taylor y Matthew Daly colaboraron en este despacho.

All contents © copyright 2019 The Associated Press. All rights reserved.