JOHANNESBURGO (AP) — La primera dama de Zimbabue, Grace Mugabe, siguió el viernes fuera de la vista pública en medio de acusaciones de haber agredido a una joven modelo con un cordón en un hotel lujoso en Sudáfrica.

El gobierno de Zimbabue alega inmunidad diplomática para la primera dama y las autoridades sudafricanas están sopesando esta apelación. Grace Mugabe no ha comentado sobre el asunto desde el domingo por la noche, cuando presuntamente ocurrió el ataque.

La policía sudafricana emitió un "alerta roja" en sus fronteras para asegurarse de que Mugabe no salga sin ser detectada, y dice confiar en que la primera dama sigue en el país. La policía también dice que ha concluido su investigación pero necesita saber la decisión del gobierno sobre la apelación de inmunidad.

"No importa cuánto tiempo tome, tenemos que esperar. No hay nada que podamos hacer", dijo el portavoz de la policía, Brigadier Vishnu Naidoo, a The Associated Press.

Portavoces del Departamento de Relaciones Internacionales y Cooperación y la policía no pudieron ser ubicados de inmediato para hacer comentarios.

El gobierno de Zimbabue no ha hablado públicamente sobre el presunto ataque.

El escándalo se ha convertido en un lío diplomático para el gobierno de Sudáfrica y el presidente de Zimbabue Robert Mugabe, de 93 años, quien llegó a la capital sudafricana el miércoles para presuntamente resolver la crisis. Llegó días antes del inicio de una cumbre regional de países del sur de África, que se realizará este fin de semana.

No está claro si Grace Mugabe entró a Sudáfrica con un pasaporte personal o diplomático. El diario estatal de Zimbabue reportó que ella estuvo en Sudáfrica la semana pasada por razones médicas, pero tras el presunto ataque, ella dijo a la policía que tenía previsto asistir a la cumbre con su esposo.

Abogados de la joven modelo de 20 años, Gabriella Engels, han dicho que irán a corte si es que el gobierno de Sudáfrica le confiere inmunidad a Mugabe.