AP NEWS
Related topics

‘Mentalidad de gigantes’: la clave de Liverpool

May 9, 2019
Desde la izquierda, el delantero Mohamed Salah, el técnico Jurgen Klopp y el zaguero Virgil van Dijk festejan el pase a la final de la Liga de Campeones tras vencer al Barcelona por 4-0. (Peter Byrne/PA via AP)

LIVERPOOL, Inglaterra (AP) — Como el resto del mundo del fútbol, Juergen Klopp tenía sus dudas. Dadas las circunstancias, el enorme margen en contra, Lionel Messi como rival y los ausentes por lesión, el técnico de Liverpool no estaba convencido que su equipo iba a darle la vuelta a un 3-0 adverso ante el Barcelona en las semifinales de la Liga de Campeones.

Decidió lanzar un reto.

“Lo que le dije a los chicos previo al partido fue esto: ‘no creo que sea posible, pero como se trata de ustedes me parece que tenemos una oportunidad. Porque ustedes tienen la mentalidad de gigantes’”, señaló Klopp al evocar su mensaje al plantel antes del silbatazo inicial de la que fue tal vez la noche más gloriosa en la historia de Anfield.

El que Liverpool pudiera, contra todo pronóstico, llevarse la victoria 4-0 en el partido de vuelta, es prueba no solo del equipo ensamblado por Klopp, sino del convencimiento que ha inculcado en un grupo de jugadores que no se dan nunca por vencidos.

Lo han demostrado toda la temporada.

Los goles postreros — siempre increíbles — en las victorias ante Everton, Tottenham y, más recientemente, Newcastle mantienen a Liverpool en la puja con el Manchester City por el título de la Liga Premier hasta el último fin de semana.

La sufrida victoria 1-0 ante Napoli en la última fecha de la fase de grupos de la Champions, permitió a Liverpool avanzar por tener mejor diferencia de goles en el duelo directo.

Asimismo, ahí está el aplomo para insistir tras la derrota ante el Real Madrid en la final de la pasada Liga de Campeones, con un doloroso desenlace, sobre todo para Mohamed Salah tras retirarse en el primer tiempo por una lesión en el hombro.

Por eso es que la remontada ante Barcelona era algo normal para esta máquina que Klopp ha armado, aunque es una que tiene como asignatura pendiente levantar un trofeo bajo la dirección del timonel alemán.

Y se justificaría plenamente que si Liverpool se quedó corto en la Premier — marchan un punto detrás del City a falta de una fecha — aún tiene la oportunidad de cerrar la temporada con el título de un torneo que es sinónimo del histórico club inglés, cinco veces campeón de Europa.

“Estoy muy feliz de tener la oportunidad de poderlo hacer bien”, declaró Klopp en alusión a la derrota 3-1 ante el Real Madrid en Kiev. “El año pasado, quedamos con la sensación que teníamos que volver, que no se podía quedar así. No estaba seguro que se podría repetir, así que es especial”.

Para Klopp, se trata de la oportunidad de poner fin a una racha de seis derrotas en finales de copa, que se remonta a la Liga de Campeones de 2013, cuando cayó ante el Bayern Múnich como entrenador del Borussia Dortmund. Desde entonces, perdió dos finales de la Copa de Alemania contra el Dortmund y luego tres partidos por un título con Liverpool — en la Copa de la Liga (2016), la Liga Europa (2016) y la Champions del año pasado.

“Sé lo que la gente habla sobre mí y que pierdo finales”, dijo Klopp en otro de sus muchos momentos sinceros, durante una rueda de prensa en la que a ratos pareció quedarse sin palabras.

Sus jugadores no dudan para nada. En comunión, viajarán a la final de Madrid, con la sensación de que es su destino conquistar el máximo trofeo europeo por sexta vez.