AP NEWS
Related topics

La Copa Ryder arranca con presión para todos

September 27, 2018

Tiger Woods (izquierda) bromea con Patrick Reed (centro) y Jordan Spieth (derecha), integrantes del equipo de la Copa Ryder, durante un ronda de práctica en Le Golf National en Saint-Quentin-en-Yvelines, en las afueras de París, el jueves 27 de septiembre de 2018. (AP Foto/Francois Mori)

SAINT-QUENTIN-EN-YVELINES, France (AP) — Jim Furyk lleva cuatro días observando a su equipo jugar con solvencia y confianza, dos ingredientes fundamentales con los que el capitán de Estados Unidos confía se podrá la sequía de 25 años sin ganar la Copa Ryder en Europa.

“¿Qué es lo que me pondría nervioso?”, dijo Furyk en la víspera del inicio del torneo en Le Golf National, el campo en las afueras de París. “Si llegara por la mañana y veo caras preocupadas, eso me pondría nervioso. No es algo que detecto en este grupo”.

La Copa Ryder se pone en marcha con dos de los equipos más potentes que Estados Unidos y Europa han presentado al mismo tiempo.

Llegó la hora de jugar.

“Creo en este equipo, del uno al 12”, dijo el capitán europeo Thomas Bjorn.

Furyk designó a Tony Finau, debutante en la Copa Ryder, y Brooks Koepka, campeón de tres grandes, en el duelo de fourballs que abrirá el torneo el viernes ante Justin Rose y el novato Jon Rahm. Furyk también rompió la dupla Jordan Spieth-Patrick Reed que aportó cinco puntos en siete duelos en las dos ediciones anteriores.

En cambio, Spieth jugará junto a uno de sus mejores amigos, Justin Thomas, un vínculo que surgió en Francia hace más de una década al competir en un torneo juvenil.

“Conocemos muy bien nuestro juego — llevamos 10 años en esto”, afirmó Spieth. “Así que será realmente un gusto poder tenerlo al lado mío en el tee de salida y poder recordar de dónde salimos, y ahora los dos estamos aquí”.

Reed será el compañero de su ídolo — Tiger Woods — en el match de fondo.

“Ambos sentimos que estamos jugando a un buen nivel y queremos salir a representar a nuestro país de la mejor manera”, dijo Reed, quien se ganó el apodo de “Capitán América” en los últimos torneos por sus efusivos gestos y arengas.

“Lo correcto es salir, tratar de divertirse y jugar buen golf, haciéndolo de la manera correcta”, añadió.

Reed y Woods enfrentarán a Francesco Molinari, el último campeón del Abierto Británico, y Tommy Fleetwood.

Los estadounidenses tienen presente que no han ganado el título en Europa desde su triunfo en The Belfry, el campo británico, en 1993, el año que tres de sus jugadores — Spieth, Thomas y Bryson DeChambeau — nacieron.

Woods era un estudiante de secundaria.

Los europeos tienen la espina clavada por el trato brusco, los constantes vítores y el festejo de champaña que acompañó a los estadounidenses hace dos años. Europa solo ha perdido tres veces en los últimos 25 años.

“Lo que noto en el equipo de Estados Unidos es que los jugadores tienen una tendencia de dejarse llevar la presión debido a que han pasado 25 años”, dijo Furyk. “Europa también se exige porque traemos la Copa desde Estados Unidos. Jugar en casa es maravilloso por los aficionados. Es una cosa bonita. Pero añade algo de presión”.

AP RADIO
Update hourly