PHOENIX (AP) — Los abogados que representan a la madre de una niña guatemalteca que murió unas semanas después de haber salido de un centro de detención para inmigrantes irán tras la ciudad de Eloy, en Arizona, y dijeron que planean interponer más demandas en relación con la muerte de la menor.

Una demanda interpuesta el martes sostiene que la ciudad de Eloy tenía la responsabilidad de mantener las instalaciones de Dilley, Texas, en condiciones seguras y sanitarias, reportó el diario The Arizona Public.

El centro de detención es operado por CoreCivic, que subcontrata a Eloy para brindar los servicios.

La querella acusa al personal médico de no haber proporcionado a Mariee Juárez la atención adecuada luego de que la pequeña se enfermó cuando se encontraba recluida en las instalaciones de Texas.

El abogado de la ciudad de Eloy, Stephen Cooper, no ha respondido a un mensaje en busca de comentarios.