LOS BANOS, California, EE.UU. (AP) — Una adolescente de California se declaró inocente el miércoles de cargos criminales por homicidio vehicular y por conducir en estado de ebriedad tras perder el control de su automóvil mientras transmitía en vivo por Instagram, un accidente donde su hermana menor falleció.

Obdulia Sanchez, de 18 años, compareció por video a distancia ante el Tribunal Superior del condado de Merced vestida con el uniforme amarillo de los presos. Se declaró inocente a los seis cargos que le presentaron y cuando el juez le preguntó si entendía los cargos en su contra, contestó “un poco”.

El defensor público que la representa, Ramnik Samrao, dijo que la chica cree que ella mató a su hermana.

“Todos pueden decir muy fácil que ella es la responsable de la muerte. Ella también lo cree”, explicó Samrao afuera del tribunal. “No hay duda sobre eso, pero en cuanto a si se cometió un crimen, esa es una historia separada”, agregó.

En el auto también iba una menor de 14 años, que no ha sido nombrada, quien sufrió una herida en la pierna por el accidente. Dijo que no estaba enojada por la colisión y no culpó a Sanchez de haber ocasionado su lesión.

El juez fijó la fianza en 560.000 dólares.

Sanchez iba manejando el viernes cuando perdió el control del vehículo y se salió de la carretera, a 121 kilómetros (75 millas) al noroeste de Fresno. Al momento del accidente, Jaqueline Sanchez, su hermana de 14 años, salió expulsada del auto y murió.

Los fiscales dicen que en el video se ve a Sanchez conducir mientras iba bailando y que en algunas partes quitó las manos del volante; indicaron que esa grabación es evidencia fundamental del caso.

Sanchez tenía un nivel de 0,10 de alcohol en la sangre. El límite en California para adultos es de 0,08 y para aquellos menores de 21 cualquier cantidad por encima de 0,01 es ilegal, de acuerdo con Jessica Gonzalez, portavoz del Departamento de Vehículos Motorizados.