LONDRES (AP) — Las conversaciones para la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea se reanudarán la próxima semana, anunciaron el martes ambos bandos, y el encargado británico del Brexit, David Davis, dijo que el acuerdo de separación probablemente favorezca financieramente a la UE.

El bloque europeo y el departamento de Gran Bretaña para el Brexit dijeron en una declaración conjunta que las dos partes se reunirán el 9 y 10 de noviembre con el fin de iniciar una sexta ronda de negociaciones.

Cinco rondas previas supervisadas por Davis y Michel Barnier, el negociador en jefe de la UE, no han logrado resolver grandes diferencias en temas clave, como la cantidad que Gran Bretaña debe pagar para cumplir sus obligaciones financieras con el bloque de 28 países. Londres mencionó una cantidad de aproximadamente 20 mil millones de euros (23 mil millones de dólares), mientras que la UE calcula 60 mil millones de euros (70 mil millones de dólares) o más.

Gran Bretaña saldrá del bloque en marzo de 2019, y el hecho de que las conversaciones estén estancadas ha aumentado el temor de que pudiera salirse sin un acuerdo, lo que conllevaría enormes consecuencias legales y económicas.

El gobierno británico espera que los líderes de la UE declaren en una reunión en diciembre que se han logrado suficientes avances en las conversaciones como para poder pasar a los temas de las relaciones bilaterales futuras y el comercio.

Davis insistió el martes que confía en que Gran Bretaña está “a tiempo” para tener un buen resultado en marzo de 2019.

El funcionario le dijo a un comité parlamentario que “el acuerdo de retiro, a fin de cuentas, probablemente favorecerá a la Unión en términos como el dinero y otras áreas”.

“La relación futura será favorable para ambas partes, y será importante para ambos”, agregó.

Negó también las acusaciones de que Londres no está preparado para el Brexit, e indicó que el departamento fiscal y de aduanas reclutaría hasta 5.000 empleados nuevos el año que entra para lidiar con el cambio esperado.