KUWAIT (AP) — Un importante líder de la oposición de Kuwait, tres legisladores y decenas de personas fueron sentenciadas el lunes a prisión por una protesta en la que manifestantes irrumpieron en el Parlamento en 2011 y un abogado dijo que la policía había comenzado ya arrestar a los convictos para llevarlos a prisión.

La decisión de la corte de apelaciones sorprendió a muchos en la diminuta nación petrolera, especialmente luego que un tribunal menor absolvió a los más de 70 acosados en la causa de 2013. Se produce además en medio de redadas en otras naciones del Consejo de Cooperación del Golfo y en momentos de incertidumbre sobre quién asumirá el poder después del soberano de 88 años.

"Creo que muchos kuwaitíes temerán que esto genere inestabilidad y una futura crisis de liderazgo", dijo Kristin Diwan, académica residente en el Arab Gulf States Institute en Washington.

Documentos en la corte examinados por The Associated Press indican que Musallam al-Barrack, un importante líder opositor que salió de la cárcel apenas en abril tras cumplir una sentencia de dos años, recibió el lunes la sentencia más grave.

Al-Barrack fue sentenciado a nueve años en prisión, mientras que más de 50 de los acusados fueron condenados a entre uno y cinco años. La corte ratificó las absoluciones del resto.

La agencia noticiosa estatal KUNA reportó la decisión de la corte, pero ofreció apenas detalles vagos de los nombres de los convictos.

No se pudo contactar a Al-Barrack y su abogado, ni a los legisladores Waleed Tabtabaie, Jamaan Herbish y Mohamad al-Mutair, quienes son conocidos islamistas.

El abogado Mohammed al-Humaidi, que representa a otros siete de los acusados, dijo que la policía ya ha estado arrestando a algunos de los sentenciados, entre ellos a nacionalistas seculares.

Lama al-Fadala, hermana de los de los sentenciados, dijo que el fallo la sorprendió.

"Los acusados no recibieron la oportunidad de defenderse en la corte, lo que es preocupante", dijo.

En el contexto del Oriente Medio, secularistas e islamistas juntos es una extraña combinación, pero en Kuwait ambos sectores marcharon juntos en noviembre de 2011 cuando manifestantes furiosos por acusaciones de corrupción irrumpieron en el Parlamento.

Los manifestantes ingresaron brevemente a la cámara del Parlamento durante gestiones de legisladores opositores para llamar a declarar al primer ministro sobre acusaciones de que funcionarios del gobierno transfirieron fondos estatales a cuentas fuera del país. Kuwait es gobernado por la familia real Al Sabah, aunque tiene uno de los Parlamentos más activos en la región.