PARÍS (AP) — Airbus dejará de fabricar su costoso superjumbo A380 si no cierra un acuerdo a largo plazo con la aerolínea Emirates sobre un suministro continuado de ese modelo, según indicó la compañía el lunes.

Renunciar al A380 sería una decepcionante derrota para Airbus, que dedicó muchos años y muchos miles de millones a desarrollar la gran aeronave de doble cubierta, mientras los escépticos cuestionaban que pudiera generar demanda suficiente para justificar el coste y las pistas más grandes que requiere.

“Si no podemos cerrar un acuerdo con Emirates, no hay más opción que cerrar el programa”, dijo a la prensa el jefe de ventas de Airbus, John Leahy, indicando que por lo demás la firma había logrado una cifra récord de entregas de aviones en 2017.

La aerolínea emiratí es “la única que tiene la capacidad” de comprometerse a un mínimo de seis aviones al año durante un mínimo de entre ocho y 10 años, lo necesario para que el programa sea viable.

Emirates, la aerolínea de larga distancia del gobierno de Dubái, declinó hacer comentarios.

El avión de doble cubierta A380 llamó la atención del mundo cuando se presentó hace una década, pero siempre ha tenido problemas para conseguir suficientes clientes. Airbus apenas entregó 15 el año pasado y espera entregar 12 más este año. La firma podría reducir su producción a seis al año después de eso, según el director general, Fabrice Bregier.

Emirates opera ahora solo con el Airbus 380 y el Boeing 777 para sus vuelos, lo que la convierte en la mayor operadora de ambos modelos. Tiene unos 160 Boeing 777 en su flota y en noviembre tomó posesión de su 100mo A380.

En la feria aérea de Dubái del pasado noviembre circulaban rumores sobre un gran contrato de A380. Pero en su lugar, varios empleados de Airbus se encontraron asistiendo a una rueda de prensa en la que Emirates anunció la compra de 40 Dreamliners Boeing 787-10 en un acuerdo de 15.100 millones de dólares. La feria terminó sin una gran venta del A380, poniendo su continuidad en entredicho.

Por otro lado, Airbus anunció haber vendido 1.109 aviones el año pasado, superando los 912 aviones comerciales vendidos por su rival Boeing gracias a una serie de acuerdos a final de año, el crecimiento económico global y la demanda de viajes.

La fabricante, con sede en Toulouse, Francia, indicó el lunes que había entregado 718 aviones en 2017, por debajo de los 763 de Boeing pero aun así un récord para Airbus.

___

Jon Gambrell, en Dubái, contribuyó a este despacho.