BANGKOK (AP) — Siete personas murieron en Myanmar después de que la policía disparase contra cientos de manifestantes molestos por la prohibición de un festival local, según indicaron las autoridades el miércoles.

Los manifestantes en el estado de Rakhine marcharon por la antigua ciudad de Mrauk-U y saquearon un edificio del gobierno el martes después de que las autoridades prohibieran la celebración del aniversario de la fundación del antiguo reino, alegando que no habían sido informadas con antelación.

La policía, que en un principio utilizó balas de goma, advirtió a la multitud que se detuviera pero sufrió ataques físicos y los agentes tuvieron que responder, indicó el subdirector del gobierno regional, Tin Maung Swe.

En la protesta participaron budistas de Rakhine. En el estado vive también la minoría musulmana rohinya, víctima de una persecución que ha hecho huir a 650.000 personas de sus hogares hacia Bangladesh desde el pasado agosto.

La oficina de Naciones Unidas expresó su preocupación por los reportes de choques violentos y pidió respeto a los derechos de asamblea pacífica y libertad de expresión. También pidió a las fuerzas de seguridad y manifestantes que actuaran con moderación y evitaran más violencia, y a las autoridades que investigaran cualquier uso desproporcionado de la fuerza.