ROMA (AP) — De vuelta a la ciudad donde Davide Astori murió, Fiorentina se llevó una emotiva victoria 2-0 ante Udinese el martes por la liga italiana.

El partido fue pospuesto hace un mes, cuando Astoria — el capitán de 31 años de la Viola — fue encontrado muerto en la habitación de su hotel tras un aparente infarto previo al partido que Fiorentina iba a jugar con Udinese.

El club toscano ha ganado cinco partidos seguidos desde la tragedia, racha que les ha catapultado al octavo lugar de la Serie A y a tres puntos de los puestos de clasificación a la próxima Liga Europa.

“No fue nada fácil”, dijo el técnico de Fiorentina Stefano Pioli. “El recuerdo de la tragedia sigue fresco y siempre estará presente”.

En una temporada de transición, los hinchas de Fiorentina deben estar felices con las prestaciones de sus jóvenes atacantes Federico Chiesa y Giovanni Simeone.

Chiesa, convocado para los recientes partidos amistosos de la selección italiana, provocó el penal que Jordan Veretout transformó al promediar la media hora.

El argentino Simeone salió de la banca y puso el 2-0 definitivo a los 71, en una jugada en la que convirtió en medio de dos zagueros.

“Son chicos con gran carácter y personalidad”, destaco Pioli.

Tanto Chiesa como Simeone son los hijos de prominentes futbolistas.

El padre de Chiesa, Enrico, también jugó con Fiorentina y la selección. El progenitor de Simeone, Diego, también jugó con la selección y ahora dirige al Atlético de Madrid.

Udinese sufrió su séptima derrota seguida, un record del club.

También el martes, Sampdoria se llevó la victoria 2-1 de visita a Atalanta, en un duelo entre equipos cerca de los puestos de la Liga Europa. Ambos goles de Sampdoria, obra de Gianluca Caprari y el atacante colombiano Duván Zapata, fueron tras fallos defensivos. Luego que el zaguero brasileño Rafael Toloi anotó el tanto para el empate transitorio para el local, Zapata marcó su décimo gol de la temporada.

Atalanta, Fiorentina y Sampdoria quedaron igualados en puntos.

En el otro partido de la jornada, Genoa le ganó 2-1 a Cagliari con un gol de último minuto de Iuri Medeiros.

El derbi de Milán será uno de los cuatro partidos pospuestos que se disputarán el miércoles.