WASHINGTON (AP) — Más de dos de cada cinco colonias de abejas melíferas del país murieron en el último año y, de forma sorpresiva y según un estudio federal, la mayor extinción sucedió durante el verano.

Desde abril de 2014, los apicultores perdieron 42,1% de sus colonias, la segunda pérdida más grande en nueve años, según un estudio anual dirigido por una sociedad que incluye al Departamento de Agricultura de Estados Unidos.

"Lo que observamos en este problema con las abejas es una fuerte señal de que cosas malas suceden en nuestro ecosistema agrícola", comentó el coautor del estudio Keith Delaplane, de la Universidad de Georgia. "Por casualidad lo notamos con la abeja melífera porque son fáciles de contar".

Pero no es tan grave como suena, ya que cuando muere una colonia, los apicultores dividen a las colonias sobrevivientes, ponen en marcha nuevas y los números vuelven a aumentar, comentaron Delaplane y el coautor del estudio Dennnis vanEngelsdorp de la Universidad de Maryland.

Lo que impactó a los entomólogos es que por primera vez observaron que murieron más abejas durante el verano que en el inverno, dijo vanEngelsdorp. El estudio encontró que se perdieron 27,4% de las colonias este verano, cuando el verano anterior esa cifra fue de 19,8%.

Observar estas enormes pérdidas durante el verano es como ver "una mayor tasa de mortalidad por influenza en el verano". Según el estudio, Oklahoma, Illinois, Iowa, Delaware, Maryland, Pennsylvania, Maine y Wisconsin vieron morir a más de 60% de sus colmenas desde abril de 2014.

"Se refleja pánico en los ojos de los principales apicultores comerciales cuando hablan de sus pérdidas y lo que implica para sus negocios", dice la profesora de entomología en la Universidad Pennsylvania State, Diana Cox-Foster. Aunque no formó parte del estudio, lo elogió.

Delaplane y vanEngelsdorp dicen que la culpa de la muerte de las abejas recae en una combinación de ácaros, mala nutrición y pesticidas. El científico de abejas en USDA, Jeff Pettis, comentó que la gran extinción del verano pasado incluyó la inusual muerte de la reina y pareció ser peor en colonias con más movimiento.

Dick Rogers, apicultor líder para el fabricante de pesticidas Bayer, comentó que el número de muertes "no es para nada inusual" y que el estudio muestra un resultado final con más colonias ahora que antes: 2,74 millones de colmenas en 2015, comparado con 2,64 millones en 2014.

Eso no significa que la salud de la abeja mejore o sea estable, dice vanEngelsdorp. Después de perder colonias, los apicultores dividen las colmenas sobrevivientes para recuperar pérdidas, llevando a las abejas a su límite, dice Delaplane.