WASHINGTON (AP) — El secretario del Tesoro Steven Mnuchin y la tesorera Jovita Carranza realizaron el miércoles una visita de control de calidad a la Oficina de Grabado e Impresión, donde se están imprimiendo los nuevos billetes de un dólar que llevan sus firmas.

La firma de Mnuchin es definitivamente más legible que la de su predecesor, Jacob Lew, quien tenía una caligrafía tan poco legible que el expresidente Barack Obama una vez bromeó que si él no firmaba con más legibilidad, el dólar se podría devaluar.

Carranza y Mnuchin, acompañado por su esposa Louise Linton, examinaron láminas de billetes de un dólar en la planta de impresión de la oficina en Washington. Los billetes serán enviados a los bancos regionales de la Reserva Federal de todo el país y se prevé que entren en circulación en diciembre.

Ambos funcionarios dieron 10 muestras de sus firmas, de las cuales fue escogida solo una.

Las firmas de los secretarios del Tesoro aparecen en los billetes estadounidenses desde 1914.

Mnuchin no habló sobre si es que el gobierno del presidente Donald Trump revertirá la decisión del gobierno anterior de reemplazar a Andrew Jackson, quien ahora aparece en los billetes de 20 dólares, con Harriet Tubman, una abolicionista afroestadounidense del siglo XIX.

Treasury Secretary Steven Mnuchin and U.S. Treasurer Jovita Carranza were on hand at the Bureau of Engraving and Printing Wednesday to see the production of the new dollar bill bearing their signatures. (Nov. 15)

Durante la campaña presidencial del año pasado, Trump dijo la decisión de Obama de colocar a Tubman era "únicamente corrección política" y elogió a Jackson, el séptimo presidente del país.

Interrogado sobre la posibilidad de revertir esta decisión, Mnuchin dijo en septiembre que el enfoque principal era mejorar los distintivos de seguridad para impedir las falsificaciones y que los diseños finales estaban "muy lejos de concretarse".

El próximo billete a ser rediseñado es el de 10 dólares. Entraría en circulación en el 2026.