FRANKFURT, Alemania (AP) — Las nuevas barreras comerciales son el principal riesgo para la economía europea y le corresponde a la UE “dirigir con el ejemplo” al apoyar la apertura económica y reformar sus instituciones, dijo Mario Draghi, director del Banco Central Europeo.

El banco ha decidido retirar gradualmente su programa de estímulo a tres años de 2,4 billones de euros (2,8 billones de dólares) al finalizar el año, ya que la inflación finalmente va en línea con la meta del BCE de justo por debajo del 2%, informó Draghi ante el Parlamento Europeo. Junto con eso, el crecimiento económico ha creado 8,4 millones de empleos desde mediados del 2013.

Los riesgos ahora “están relacionados principalmente con la amenaza de un mayor proteccionismo”, dijo.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha impuesto aranceles a las importaciones de aluminio y acero, y una serie de bienes chinos, lo que ha ocasionado represalias de China, la UE y otros. Trump le ha dado preferencia a acuerdos entre países en lugar de dejar los asuntos comerciales en organismos internacionales regulatorios como la Organización Mundial del Comercio.

“Una fuerte y unida Unión Europea puede cosechar los beneficios de la apertura económica mientras protege a sus ciudadanos contra la globalización desenfrenada”, dijo Draghi.

“Al guiar con el ejemplo, la UE puede prestar apoyo al multilateralismo y comercio global, que han sido piedras angulares en la prosperidad del crecimiento económico en las últimas siete décadas”, agregó.