AP NEWS
Related topics

Problemas personales fueron factor en matanza en Chicago

November 20, 2018
1 of 2

Agentes de policía trabajan en una entrada del hospital Mercy el lunes 19 de noviembre de 2018, en Chicago, luego de un tiroteo en el interior. (Zbigniew Bzdak/Chicago Tribune vía AP)

CHICAGO (AP) — Un hombre que mató a tiros a su ex prometida en el estacionamiento de un hospital en Chicago antes de matar a otras dos personas dentro del edificio era el sujeto de un pedido de protección presentado cuatro años atrás por otra mujer, pero aun así había comprado legalmente varias armas de fuego en años recientes, dijo el martes la policía.

El atacante, Juan López, que murió también tras el tiroteo del lunes en el Mercy Hospital, había estado comprometido con la doctora Tamara O’Neal, a quien baleó varias veces tras una discusión en el estacionamiento del hospital, dijo el portavoz de la policía de Chicago Anthony Guglielmi. Los investigadores dijeron que López continuó disparándole a O’Neal luego que ésta se desplomó y, tras entrar al hospital, mató a un policía y una asistente farmacéutica.

Guglielmi dijo que en el 2014 otra mujer se quejó de que López le estaba enviado incesantemente mensajes de texto y se negaba a parar. Dijo que la mujer llamó a la policía y pidió una orden judicial de protección, aunque no estaba claro si fue emitida. López no fue imputado.

Guglielmi dijo además que López tenía un permiso para poseer un arma de fuego, pero no estaba claro si las autoridades sabían de la denuncia del 2014 cuando le fue otorgado el permiso. Agregó que López había adquirido legalmente cuatro armas de fuego en los últimos cinco años y trabajaba para la Autoridad de Viviendas de Chicago.

O’Neal había roto el compromiso con López. Las autoridades dicen que no sabían aún si López se suicidó o fue baleado por la policía.

Chicago “perdió una doctora, una asistente farmacéutica y un policía, todos haciendo lo que amaban”, dijo el Rahm Emanuel. “Esto rasga el alma de la ciudad. Es el rostro y la consecuencia del mal”.

Los investigadores identificaron a las otras dos víctimas como Dayna Less, de 25 años, asistente de farmacia que se acababa de graduar de la Universidad de Purdue, y el policía Samuel Jimenez, de 28 años, que se integró al departamento en febrero del 2017 y había completado recientemente su período de pruebas, dijo Johnson. Estaba casado y tenía tres hijos.

López, de 32 años, y O’Neal, de 38, habían estado discutiendo en el estacionamiento. Cuando un amigo de la doctora trató de intervenir, “el atacante se levantó la camisa y mostró un arma de fuego”, dijo Johnson.

El amigo corrió al hospital a pedir ayuda y segundos después comenzaron los disparos. Después que O’Neal cayó al suelo, López “le disparó tres veces más”, les dijo a reporteros James Gray, un testigo.

Cuando llegaron los agentes, el sospechoso abrió fuego contra la patrulla y corrió al hospital. Los policías iniciaron la persecución.

Dentro del hospital, el agresor intercambió disparos con la policía y “le disparó a una pobre mujer que salía del elevador” antes de ser muerto a balazos, dijo Johnson, refiriéndose a la asistente de farmacia.

“No sabemos cuánto daño estaba dispuesto a causar”, dijo Johnson, y añadió que “Less no tenía nada que ver con nada”.

__

El corresponsal de AP Michael Tarm contribuyó con esta nota.

AP RADIO
Update hourly