WASHINGTON (AP) — Los Nacionales de Washington traspasaron el martes al intermedista Daniel Murphy a los Cachorros de Chicago y al primera base Matt Adams a los Cardenales de San Luis, con lo que esencialmente tiraron la toalla en una decepcionante temporada.

Pese a contar con un roster repleto de estrellas como Max Scherzer y Bryce Harper, Washington comenzaba en la jornada una serie de tres juegos en casa ante Filadelfia con una foja perdedora de 62-63 y en el tercer puesto de la División Este de la Liga Nacional. Está siete juegos y medio debajo de los líderes Bravos de Atlanta.

El gerente general Mike Rizzo y los propietarios del club buscaron apostar en julio, antes de que venciera el plazo para realizar canjes irrestrictos. Expresaron su confianza en su roster, y los Nacionales apabullaron 25-4 a los Mets en la noche de aquella fecha límite para los trueques.

Pero desde entonces, tienen un récord de 9-10, incluida una gira de 2-5 por Chicago y San Luis.

“Sentimos que, luego de esa gira y antes de la más reciente estadía en casa llegó un momento que representó la última prueba para nosotros... y consideramos que había llegado el momento de tomar decisiones vitales que eran necesarias”, explicó Rizzo.

Los Nacionales venían de ganar el título de la división en las últimas dos temporadas con el piloto Dusty Baker, despedido al final de la pasada campaña y reemplazado por el manager debutante Dave Martínez.

Las transacciones se completaron tres semanas después del 31 de julio, plazo para canjes sin restricciones. Los Nacionales no recibieron mucho en cambio.

Por Murphy, los Cachorros intercambiaron a Andruw Monasterio, infielder de Clase A, y a un jugador por nombrar posteriormente o efectivo. El segunda base de 33 años bateaba para .300 desde que se recuperó de una cirugía de rodilla.

“Éstas son decisiones duras. Nunca es fácil canjear a profesionales como Daniel Murphy y Matt Adams”, dijo Rizzo. “Sentimos que ésta era la mejor forma de facilitar lo que tratamos de hacer no sólo en 2018 sino más adelante”.

Por Adams, de 29 años, los Cardenales pagaron 50.000 dólares a Washington.