AP NEWS
Related topics

Los corazones duelen y la ira aumenta tras incendio en Rusia

April 1, 2018

El retrato de un niño rodeado de muñecos de peluche que han donado personas en memoria de las víctimas del incendio del domingo en un centro comercial en la ciudad siberiana de Kemerovo, en una jornada de duelo en la plaza Manezhnaya, cerca del Kremlin en Moscú, el miércoles 28 de marzo de 2018. (AP Foto/Pavel Golovkin)

KEMEROVO, Rusia (AP) — Presa de pánico mientras estaba atrapada en un cine en un centro comercial en llamas, Vika Pochankina, de 11 años, pronunció sus últimas palabras conocidas en una llamada telefónica a su tía: “Me estoy sofocando. Dile a mamá que la quise”.

Yevgenia Pochankina le contestó a su sobrina que se cubriera la nariz con su ropa para tratar de combatir el humo. “Después de un momento, la llamada se desconectó”, dijo la tía a The Associated Press.

La muerte de 64 personas _entre ellas 41 menores de edad_ en un incendio en un centro comercial siberiano el 25 de marzo han atormentado a sus seres queridos, no solo con los recuerdos de quienes perdieron, sino también con una profunda consternación por la calidad de vida en Rusia.

Sus familiares _y muchos otros en Rusia_ se preguntan por qué las salidas de emergencia del centro comercial estaban cerradas, por qué las alarmas de incendio no sonaron, si el centro cumplió con las normas de construcción o si los inspectores fueron sobornados para hacerse de la vista gorda ante las deficiencias.

Muchos de los residentes de Kemerovo, una ciudad de medio millón de habitantes y a 3.000 kilómetros (1.900 millas) al este de Moscú, están heridos y enojados por lo que ven como insensibilidad oficial después del incendio.

El gobernador regional no visitó el lugar de la tragedia, el presidente Vladimir Putin no declaró un día nacional de luto hasta dos días después del incendio y los funcionarios desestiman las protestas posteriores al incendio, alegando que son gestos de oportunismo político.

“Esta tragedia refleja todos los problemas de Rusia: la corrupción de los funcionarios que cerraron los ojos a los problemas de seguridad antiincendios, el trabajo descoordinado de los servicios especiales, la insensibilidad de las autoridades”, afirmó Rasim Yaraliyev, jefe de un grupo de ciudadanos que presiona para obtener respuestas sobre el incendio.

Vika era una de los seis escolares de la aldea de Treshchevsky que ese día viajaron 45 kilómetros (30 millas) a Kemerovo, como recompensa por ser buenos estudiantes. Mientras estaban sentados en el cine viendo una película animada, el fuego estalló en el centro comercial de cuatro niveles.

Ella y varios de sus compañeros murieron. La maestra Oksana Yevseyeva, la guía del viaje, había dejado a los niños viendo la película mientras ella hacía algunas compras. Yevseyeva estaba en el primer piso cuando estalló el incendio.

“Le rogué a los guardias que me dieran una máscara y que me dejaran entrar por los niños cuando el fuego comenzó, pero ellos dijeron que había humo por todas partes y que simplemente moriría”, dijo.

Igor Vostrikov, cuya esposa, tres hijas y una hermana murieron en el incendio, dijo a la AP que los investigadores le permitieron ver las imágenes de las cámaras de seguridad fuera del cine, que mostraron que las puertas a la sala donde murieron fueron cerradas por un hombre que posiblemente estaba tratando de mantener el humo fuera hasta que llegara un equipo de rescate.

Las autoridades han arrestado a seis personas en relación con el caso, incluso el jefe de la agencia regional de inspección de construcciones cuando el centro comercial fue erigido en lo que fue una fábrica de dulces, y el director general de la compañía propietaria del centro comercial.

Sin embargo, es fuerte la desconfianza popular hacia las promesas de los funcionarios rusos de que habrá una investigación exhaustiva.

“No nos dicen la verdad. A juzgar por todo, nadie salvó a los niños, los encerraron y los abandonaron”, dijo Olga Begeza, cuya hija Diana quería ir al viaje pero no pudo porque su madre no tenía los 400 rublos (7 dólares) para pagarlo.

“Parece que nuestras vidas no cuentan para nada. Eso es lo único que mi familia ha entendido”, afirmó.

Rusia tiene una mortalidad por incendios muy superior a la tasa de la mayoría de los países del mundo desarrollado. De 2011a 2015 hubo 7,5 muertes por cada 100.000 residentes, más de siete veces las muertes por incendio per cápita en Estados Unidos, según la Asociación Internacional de Servicios de Incendios y Rescate.

En Kemerovo, algunos temen que esa tendencia siga y que otros sufrirán pérdidas que cambiarán sus vidas como las suyas.

“Tales tragedias se repetirán, a menos que se cambie el sistema de corrupción”, opinó Dmitry Kirillov, cuya sobrina murió en el incendio del centro comercial.

“El período de luto terminará, pero su indiferencia hacia la gente nunca terminará”, aseguró Begeza.

___

El periodista de The Associated Press Jim Heintz en Moscú contribuyó para este reportaje

AP RADIO
Update hourly