BUENOS AIRES (AP) — La presidenta Cristina Fernández criticó el miércoles la actitud de Europa con los refugiados de Medio Oriente que huyen de la guerra y buscan cobijo al sostener que no quiere parecerse "a países que dejan morir chicos en las playas".

Durante un acto en la localidad bonaerense de José C. Paz, Fernández afirmó que el continente europeo ha caído en la "decadencia cultural" al referirse al niño sirio Aylan Kurdi, cuya imagen yaciendo muerto en una playa turca sacudió al mundo. El menor es uno de los tantos cientos de miles de sirios, iraquíes y afganos que huyen de la guerra y la violencia generada por el Estado Islámico.

"Se andan tirando los inmigrantes de un país a otro como si fueran bultos. Nosotros, un país de inmigrantes, en el que nuestros abuelos bajaron de los barcos, somos un ejemplo", afirmó Fernández, quien estaba acompañada de Daniel Scioli, candidato del peronismo oficialista a las presidenciales del 25 de octubre, y el ex presidente brasileño Luis Inacio Lula da Silva en el acto de inauguración de una unidad médica de rápida asistencia.

El gobierno recordó días atrás que está vigente una resolución de la Dirección de Migraciones de octubre de 2014 que facilita el ingreso de los ciudadanos de Siria que huyen de la guerra.

Sin embargo, no hay datos del gobierno ni de las organizaciones de la comunidad siria argentina de cuántos sirios vinieron al país sudamericano desde que hace cuatro años estalló la guerra en Siria y tampoco desde que la resolución migratoria argentina está en vigor, aunque sería un número muy reducido.

Representantes de la comunidad siria en Argentina pidieron por su parte a las autoridades que aceleren los trámites para habilitar la llegada de compatriotas debido a que el proceso de aceptación es lento y engorroso.