WASHINGTON (AP) — Una inmigrante adolescente que estaba detenida en Texas abortó el miércoles, luego que una corte federal de apelaciones fallara en su favor, rechazando las objeciones del gobierno del presidente Donald Trump, dijeron sus abogados.

La joven de 17 años llevaba un mes peleando para poder interrumpir su embarazo, lo cual hizo que la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) presentara una demanda en contra del Departamento de Salud y Servicios Humanos. Esta agencia supervisa los centros de detención para menores migrantes no acompañados que ingresan a Estados Unidos de manera ilegal y había rechazado el pedido de aborto de la muchacha.

El tribunal federal de apelaciones del Distrito de Columbia allanó el camino el martes para que la joven pudiera terminar su embarazo. El nuevo dictamen ordenó al Departamento de Salud que se hiciera a un lado y permitiera que la adolescente abortara. El gobierno de Trump decidió no apelar el fallo ante la Corte Suprema.

"Hoy prevaleció la justicia para mujeres sin nombre", dijo Brigitte Amiri, abogada de la ACLU que argumentó en favor de la muchacha ante la corte.

Los abogados de la joven no la identificaron por su nombre ni país de origen, citando asuntos de privacidad, pero han dicho que es de Centroamérica.

El fallo cayó un mes después de que la adolescente recibió la autorización de un tribunal estatal para practicarse el aborto. La joven ingresó ilegalmente a Estados Unidos en septiembre y se enteró de su estado mientras estaba retenida en Texas. Obtuvo la autorización del tribunal estatal para someterse al aborto pero las autoridades federales se negaban a trasladarla o a remitirla a otra agencia para el procedimiento.

Abogados del Departamento de Salud dijeron que ellos tienen la política de "negarse a facilitar" abortos y que entregar la custodia de la menor hubiera requerido su traslado y cuidados médicos posteriores. Abogados del gobierno dijeron que la joven podía pedir ser deportada a su país natal en vez de abortar mientras estaba bajo cuidado del gobierno federal.

Abogados de la menor dijeron que funcionarios del gobierno, de manera ilegal, estaban negando a la joven cuidado médico que ella debería de recibir, y que en vez del aborto, el centro de detención la había enviado a un centro de crisis por embarazos. Estos centros tratan de desalentar a mujeres embarazadas que quieren abortar.

Jane's Due Process, organización de Texas que trabaja con menores que quieren abortar, dijo que ellos y otras organizaciones habían recaudado fondos para pagar la intervención médica de la muchacha.

___

Merchant reportó desde Houston. La reportera de The Associated Press Sadie Gurman contribuyó a este despacho desde Washington.