AP NEWS
Related topics

Aguas cálidas en Atlántico generan fuertes huracanes

September 27, 2018

ARCHIVO - Esta imagen de satélite del 7 de septiembre del 2017 proveída por NOAA muestra el ojo del huracán Irma, izquierda, al norte de La Española, y el huracán José, derecha, en el Océano Atlántico. Seis huracanes de categoría 3 o superior _ con vientos de al menos 178 kilómetros por hora (111 m/h) se formaron en el Atlántico en el 2017. (NOAA vía AP)

WASHINGTON (AP) — Una mayor temperatura en las aguas del océano Atlántico provocaron un número inusualmente alto de huracanes de categoría 3 o superior el año pasado, dice un nuevo estudio que además pronostica que la región pudiera registrar un par de tormentas grandes adicionales cada año para el final del siglo.

Seis huracanes de categoría 3 o superior _ con vientos de al menos 178 kilómetros por hora (111 mph) _ se formaron en el Atlántico el año pasado, como Harvey, Irma y María, que azotaron partes de Estados Unidos y el Caribe, incluyendo Puerto Rico. Desde el 2000, el Atlántico ha promediado tres huracanes de categoría 3 o superior por año. Antes de eso, el promedio anual era de alrededor de dos.

El estudio publicado el jueves en la revista Science dice que pudiera subir a de cinco a ocho huracanes de categoría 3 o superior por año para el año 2100.

“Vamos a tener temporadas de huracanes más activas como la del 2017 en el futuro”, dijo el principal autor del estudio, Hiro Murakami, científico climático y experto en huracanes de la Oficina Nacional de Administración Oceánica y Atmosférica (NOAA) de Estados Unidos.

Temperaturas oceánicas más cálidas alimentan los huracanes. El agua tiene que tener una temperatura de al menos 26 grados Celsius (79° Fahrenheit) para que se forme una tormenta. Mientras más caliente el agua, más puede resistir la tormenta fuerzas que pudieran debilitarla, dijo Brian McNoldy, estudioso de huracanes en la Universidad de Miami, que no fue parte del estudio.

Murakami concluyó que una combinación de condiciones naturales y cambios climáticos provocados por la actividad humana hizo las aguas más cálidas en un área clave, lo que generó más tormentas fuertes. Esa área es esencialmente una sección rectangular desde el sur de Florida y el norte de Sudamérica y hasta África.

Algunos de los huracanes más poderosos del Atlántico se forman frente a la costa occidental de África y entonces se desplazan hacia el Caribe y la costa este estadounidense.

El agua en esa sección fue en promedio 0,4° C (0,7° F) más cálida de lo normal para toda la temporada del 2017, algo inusual para un periodo de seis meses, dijo Murakami.

___

Seth Borenstein está en Twitter como: @borenbears

AP RADIO
Update hourly