AP NEWS
Related topics

Acusan a agencia de espionaje rusa de múltiples hackeos

October 4, 2018
1 of 2

En esta imagen distribuida y manipulada en la fuente por el ministerio de Defensa holandés, jueves 4 de octubre de 2018, cuatro agentes del Directorio Principal del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas de la Federación Rusa (GRU) son escoltados a su vuelo tras ser expulsados de Holanda el 13 de abril de 2018 por presunto intento de hackear la Organización para la Prohibición de Armas Químicas. (Ministerio de Defensa de Holanda via AP)

BRUSELAS (AP) — Estados Unidos y otros países occidentales lanzaron el jueves una andanada de denuncias contra la furtiva agencia de espionaje militar rusa GRU, a la que acusaron de hackear agencias antidopaje, investigaciones de caída de aviones y una indagación sobre armas químicas, además de lanzar ciberataques que afectaron la elección estadounidense en 2016 y paralizaron Ucrania en 2017.

Las denuncias de los delitos rusos comenzaron a medianoche en Gran Bretaña, cuando las autoridades británicas y australianas acusaron a la agencia rusa de perpetrar el catastrófico ciberataque que le provocó pérdidas multimillonarias a Ucrania en 2017, filtraciones de correos del Partido Demócrata estadounidense y propaganda en línea que sembró el caos antes de la elección presidencial de 2016.

Horas después, funcionarios de la defensa holandesa difundieron fotos y una cronología del intento fallido de la GRU de penetrar en la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAQ) mediante equipo de hackeo de redes wifi escondido en la parte trasera de un auto. La organización investigaba un ataque con el agente neurotóxico novichok a un exespía de la GRU, Serguei Skripal, por el que Gran Bretaña ha culpado al gobierno ruso. Moscú lo niega.

Los holandeses también acusaron a la agencia rusa del intento de hackear la investigación del derribamiento de un vuelo de Malaysia Airlines sobre el este de Ucrania en 2014 y en el que murieron las 298 personas a bordo. Un equipo investigador encabezado por Holanda dice tener pruebas contundentes de que el misil Buk que derribó el avión salió de una unidad militar con sede en Rusia. Moscú también lo niega.

Luego fue el turno de Washington, cuando el Departamento de Justicia acusó a siete agentes de la GRU _incluidos cuatro capturados en La Haya_ de una serie de hackeos contra más de 250 deportistas, una empresa de energía nuclear y una compañía química suiza.

El secretario de Defensa estadounidense James Mattis dijo que Occidente dispone de “una amplia gama de respuestas”.

“En el fondo, los rusos fueron sorprendidos con sus equipos y la gente que lo hacía, y tienen que pagar la cuenta. Habrá que obligarles a rendir cuentas”, dijo Mattis en Bruselas, donde asistía a una reunión de la OTAN.

Moscú emitió nuevas declaraciones de rechazo el jueves, pero las denuncias de las agencias de inteligencia occidentales, sustentadas por abundantes imágenes filmadas y confirmadas de sobra por investigaciones periodísticas independientes, muestran a la GRU como una agencia que habitualmente se extralimita y es sorprendida reiteradamente con las manos en la masa en todo el mundo.

Según el acta de acusación estadounidense, la GRU atacó a sus víctimas porque habían apoyado públicamente una prohibición a los deportistas rusos de participar en competencias internacionales y porque condenaron el programa ruso de dopaje patrocinado por el Estado.

Los fiscales de Estados Unidos dijeron que otros blancos fueron una compañía de energía nuclear con sede en Pensilvania y la OPAQ, que investigaba tanto crímenes de guerra en Siria como el envenenamiento de Skripal y su hija en marzo en la ciudad inglesa de Salisbury.

La acusación estadounidense dice que los siete son ciudadanos y residentes rusos. Incluyen cuatro agentes de la GRU expulsados a mediados de año de Holanda.

Fueron identificados como Aleksei Sergeyevich Morenets, de 41 años; Evgenii Mikhaylovich Serebriakov, de 37; Ivan Sergeyevich Yermakov, de 32; Artem Andreyevich Malyshev, de 30 y Dmitriy Sergeyevich Badin, de 27, asignados a la Unidad Militar 26165; y Oleg Mikhaylovich Sotnikov, de 46 y Alexey Valerevich Minin, de 46, también agentes de la GRU.

El acta dice que el hackeo se realizó en muchos casos a distancia. Cuando no lo lograban, los hackers realizaban operaciones de intrusión “in situ” o de “acceso cercano” con agentes del GRU dotados de equipos avanzados que atacaban a sus víctimas a través de redes de wifi.

El embajador británico en Holanda, Peter Wilson, dijo que el GRU ya no podrá actuar con impunidad. Londres culpa a la agencia del ataque al exespía ruso Sergei Skripal y su hija Yulia en la ciudad inglesa de Salisbury.

Horas antes el jueves, el ministro británico de Defensa, Gavin Williamson, calificó los ciberataques globales atribuidos a Moscú de acciones temerarias de un “estado paria” y dijo que Gran Bretaña y sus aliados de la OTAN descubrirían estas agresiones en el futuro.

La vocera del Ministerio de Exteriores ruso, Maria Zakharova, rechazó las acusaciones del jueves calificándolas de “gran fantasía”.

“No vamos a quedarnos esperando. Vamos a dejar claro que donde actúe Rusia, vamos a exponer esa acción”, apuntó Williamson. “Estas no son las acciones de una gran potencia. Estas son las acciones de un estado paria y seguiremos trabajando con nuestros aliados para aislarlos; hacerles entender que no pueden continuar comportándose de esta forma”, agregó.

___

EDITORES: Una versión anterior de este despacho indicaba que la OPAQ es una organización internacional, no de la ONU.

___

Katz y Satter informaron desde Londres. Los periodistas de The Associated Press Nataliya Vasilyeva en Moscú, Raf Casert en Bruselas, Michael Balsamo y Eric Tucker en Washington contribuyeron a este despacho.

AP RADIO
Update hourly