AP NEWS
Related topics

Embajadora de EEUU ante ONU en protesta contra Maduro

September 28, 2018
1 of 3

La embajadora de EEUU ante la ONU Nikki Haley le habla con un megáfono a manifestantes venezolanos que se congregaron el jueves 27 de septiembre del 2018 frente a la sede del organismo en Manhattan para denunciar al gobierno de Nicolás Maduro. (AP Photo/Seth Wenig)

NACIONES UNIDAS (AP) — La embajadora de Estados Unidos ante las Naciones Unidas Nikki Haley se presentó el jueves en una manifestación de venezolanos que denunciaban al gobierno de Nicolás Maduro frente a la sede del organismo y los arengó a que no bajen los brazos.

“Si tienen familiares en Venezuela, alcen la voz”, dijo Haley con un megáfono. “Vamos a seguir peleando por ellos”.

“Vamos a seguir hasta que Maduro se haya ido”, agregó.

Unos 250 manifestantes se congregaron frente a la sede de la ONU en Manhattan para denunciar el gobierno de Maduro, que esta semana fue acusado de crímenes de lesa humanidad por seis países americanos. Canadá, Chile, Colombia, Argentina, Paraguay y Perú enviaron una petición a la Corte Penal Internacional para que se investigue esos supuestos crímenes.

Haley se bajó de un auto, habló durante un par de minutos y se fue. Estuvo separada de la muchedumbre por unas barreras en un área fuertemente custodiada, como todos los sectores alrededor del edificio de la ONU durante la Asamblea General.

Unas horas después Maduro se reunió con el secretario general de Naciones Unidas Antonio Guterres y a la salida de la reunión dijo a los periodistas que ésta había sido “muy buena”.

Explicó que le pidió a Guterres el apoyo de la ONU para investigar el supuesto atentado que sufrió el 4 de agosto durante un desfile militar en Caracas.

Maduro dijo a los medios que revelaciones sobre la supuesta “participación” de funcionarios de la Casa Blanca “en la preparación de una insurrección militar, un golpe de estado en Venezuela, ha alarmado a mucha gente del mundo y efectivamente yo voy a seguir mi cruzada por una investigación internacional”. Venezuela también ha implicado a diplomáticos de México, Chile y Colombia en el atentado.

El presidente insistió en que está dispuesto a reunirse con el presidente estadounidense Donald Trump.

“Estoy seguro que sería para bien”, indicó.

Por su parte, durante la manifestación, Haley recordó a la multitud que fue a la frontera entre Colombia y Venezuela y observó el éxodo de venezolanos que se van de su país.

“Voy a hacerme sentir y el señor (Donald) Trump va a hacerse sentir, para que ustedes sean escuchados”, afirmó Haley antes de irse.

Hizo sus comentarios un día después de que el presiente estadounidense dijese el miércoles que “todas las opciones están sobre la mesa” en relación con Venezuela. “Todas, las fuertes y las menos fuertes. Y sabes lo que quiero decir con fuertes”.

Las supuestas violaciones a los derechos humanos y un éxodo masivo de venezolanos en medio de una fuerte crisis económica han sido uno de los temas dominantes de la Asamblea General y varios presidentes latinoamericanos pidieron cambios democráticos en esa nación petrolera.

Maduro rechazó las acusaciones el miércoles ante la Asamblea General, diciendo que Estados Unidos y varios aliados latinoamericanos están desde hace años preparando el terreno para justificar una “intervención humanitaria” en su país. Sostuvo que el principal interés de Estados Unidos es el petróleo y otras riquezas naturales de Venezuela.

La ofensiva contra el gobierno de Maduro se mantuvo el jueves y el ex alcalde de Caracas Antonio Ledezma, que logró escapar al arresto domiciliario en Venezuela, participó en la manifestación.

“No estamos solos. El mundo tiene los ojos posados en la tragedia venezolana”, indicó.

Venezuela sufre una compleja crisis económica y social. Se calcula que aproximadamente 1,6 millones de venezolanos han salido de su país desde el 2015, causando serias dificultades a los países de la región que los reciben.

José Ricardo Arellano, de 39 años, es uno de ellos.

“Estoy aquí por la libertad de mi país. Quiero apoyar a nuestra comunidad en el éxodo”, dijo Arellano, quien llegó a Nueva York hace dos años y medio, trabaja en un almacén y envía dinero a sus padres, que están en Venezuela, y que “sobreviven” gracias a esa remesa, señaló. Indicó que en Venezuela era trabajador social.

AP RADIO
Update hourly