LONDRES (AP) — El vendedor británico de smartphones Dixons Carphone dijo el miércoles que investiga una filtración de datos de tarjetas de crédito de unos 5,9 millones de personas y 1,2 millones de registros de datos personales.

La compañía dijo haber contactado con las empresas de tarjetas de crédito afectadas, así como con la policía y las agencias responsables de la privacidad, pero señaló que no había pruebas de fraude en las tarjetas como resultado del incidente.

La Oficina del Comisionado de Información (ICO, por sus siglas en inglés) investigaba el asunto, pero en un primer momento no estaba claro si la filtración se produjo tras la entrada en vigor el mes pasado de las nuevas y estrictas normas de protección de datos.

La normativa obliga a las empresas a reportar las filtraciones de datos en 72 horas para evitar sanciones considerables.

La ICO indicó que el incidente había sido reportado. La fecha del incidente sería un tema incluido en la investigación.