ATLANTA (AP) — La legislatura de Georgia está debatiendo un proyecto de ley que según sus impulsores servirá para deportar a personas que se encuentran de manera ilegal en el país y cometen crímenes.

El proyecto se llama Ley END, la sigla en inglés de Asegurar Deportaciones Necesarias. Sus impulsores dicen que la seguridad del estado lo requiere. Ya fue aprobado por el Senado y enviado a la cámara baja.

Bajo la ley, la policía estaría obligada a detener a cualquier sospechoso de un crimen que se encuentre en el país de manera aparentemente ilegal y dar aviso a los fiscales y autoridades de inmigración federal. Los jueces estarían obligados a “investigar y determinar” el estatus inmigratorio de las personas que comparecen para ser sentenciadas y “notificar inmediatamente” a las autoridades federales si la persona se encuentra en el país ilegalmente. Las autoridades penitenciarias locales tendrían obligación de notificar a las autoridades federales antes de dejar en libertad a una persona que se encuentra en el país ilegalmente

“Creo que si alguien que está en el país sin estatus legal comete un crimen, deberíamos hacer todo lo posible para que esa persona sea deportada”, dijo el senador estatal republicano Josh McKoon, un impulsor del proyecto.

Los detractores dicen que la medida es anticonstitucional, perjudicial para los inmigrantes y podría resultar en detenciones ilegales. Sostienen que no siempre es fácil determinar el estatus inmigratorio de una persona y que no está claro cómo lo determinarían la policía y los tribunales estatales.

“Con las extensiones automáticas y las solicitudes pendientes, muchos de nuestros clientes no pueden presentar un documento que demuestre su estatus, aunque se encuentren en situación legal en el país”, dijo en un comunicado Tracie Klinke, presidenta de la seccional Georgia-Alabama de la Asociación Estadounidense de Abogados de Inmigración, en un comunicado. “Las complejidades de la ley de inmigración deben quedar libradas a los organismos e individuos versados en el tema”.