LOS ANGELES (AP) — Para un compositor no es habitual que le pidan que ponga acompañamiento musical a las relaciones sexuales entre una mujer y un monstruo marino.

Es casi tan extraño como que se le pida que dirija a la orquesta sinfónica de una gran ciudad en la interpretación de su pieza en la misma semana en la que se espera que gane un Oscar por ella.

Alexandre Desplat, cuya música dio voz a las emociones de la pareja protagonista de "The Shape of Water", asumió ambas tareas el miércoles.

Fue uno de los cinco nominados a los Premios de la Academia cuyas composiciones fueron interpretadas por la Filarmónica de Los Ángeles en el Walt Disney Concert Hall de Los Ángeles, en un espectáculo diseñado para dar visibilidad a unos compositores que rara vez ocupan los focos. Fue el segundo concierto de este tipo en la historia de la Academia, que celebrará su 90 aniversario en la ceremonia de los Oscar el domingo.

"Este es un momento fantástico para que un compositor pueda salir de su estudio y compartir la emoción”, dijo Desplat, de 56 años, a The Associated Press poco antes de subir al escenario. "Es una gran recompensa, especialmente aquí, con esta orquesta”.

El director de la película, Guillermo Del Toro, fue el encargado de presentarlo. Cuando el realizador mexicano le presentó esta historia de amor adulto y anfibio, Desplat dijo que su pensamiento fue: “deme más escenas de sexo”.

Y supo que enfoque quería adoptar: tan puro, arrollador y romántico como en cualquier otra relación apasionada.

"No he compuesto para muchas historias de amor", apuntó Desplat. "Esta es una de mis pocas oportunidades. Ya no hay tantas películas que cuenten historias de amor”.

El músico dejó a un lado la batuta y empleó sus manos para dirigir a la orquesta en una fascinante puesta en escena de su partitura, una tema romántico con acordes ocasionales de acordeón evocando a su París natal, y un ligero recuerdo de los temas sobrenaturales del filme.

Para Carter Burwell, creador de la banda sonora de "Three Billboards Outside Ebbing, Missouri", el concierto fue su debut sobre un escenario pese a llevar tres décadas dedicado a la música en el cine.

Jonny Greenwood, guitarrista y teclista de la banda Radiohead nominado por "Phantom Thread", fue el único ausente, aunque esto no impidió que sonase su partitura. La estrella de la noche fue John Williams, de 86 años, que fue recibido con gritos y vítores más propios de los grandes conciertos en estadios que de este tipo de recitales. Su música para "Star Wars: The Last Jedi" le mereció su 51a nominación al Oscar.

El último en subir al escenario, Hans Zimmer, encabezó la interpretación de su trabajo en "Dunkirk" y bromeó con el carácter “claustrofóbico” de su música.

___

El periodista de AP Andrew Dalton está en Twitter en: at https://twitter.com/AndyJamesDalton