CIUDAD DE MÉXICO (AP) — Celebrar el 150 aniversario luctuoso de Rossini nunca tuvo una mejor causa para el tenor mexicano Javier Camarena, que con las galas que presentará esta semana en el Palacio de Bellas Artes apoyará a los damnificados por los terremotos del año pasado.

Camarena se presentará el jueves y el domingo junto con los cantantes mexicanos Lupita Paz, Anabel de la Mora, José Manuel González y Rodrigo Urrutia. También los acompañarán el coro y la orquesta de la ópera de Bellas Artes.

El repertorio está dedicado exclusivamente a Rossini, para celebrar su aniversario luctuoso pero también para recaudar fondos para Ixtaltepec, Oaxaca, tras los devastadores sismos de septiembre. Los fondos serán destinados a través de la Fundación Duerme Tranquilo, cuya meta es apoyar a instituciones y otras fundaciones del sector salud.

“Esa fue la intención de hacer estas galas”, dijo Camarena. “El hecho de que hayan pasado algunos meses no quiere decir que ya se haya solucionado todo. Siento que la ayuda sigue siendo muy necesaria y que el apoyo sigue siendo muy bien recibido por esas comunidades”.

Rossini (1792-1868), autor belcantista de las óperas “Guillermo Tell”, “El barbero de Sevilla” y “La Cenicienta”, es un compositor “clave” en la carrera del mexicano.

“Creo que es el compositor del que más óperas he cantado. Fue mi carta de presentación mucho tiempo. He aprendido conforme pasó el tiempo a apreciarlo cada vez más, a entender su estilo y su forma de composición”, dijo Camarena, quien debutó en Europa con “El barbero de Sevilla” y también llegó con Rossini a las óperas de Viena, Múnich, San Francisco y París. “Es un compositor al que admiro, quiero y me fascina poder cantar”.

Pero quizá lo más importante es que fue con Rossini que causó sensación en 2014, cuando el público le hizo bisar el aria "Si, ritrovarla io giuro" de "La Cenicienta", en dos funciones consecutivas en la Ópera Metropolitana de Nueva York, lo que le convirtió en el tercer tenor en ofrecer un bis en este teatro en 70 años, tras el italiano Luciano Pavarotti y el peruano Juan Diego Flórez.

Camarena bisó en el Teatro Real de Madrid el aria "Ah! Mes amis quel jour de fête" de "La hija del regimiento" de Donizetti, también en dos funciones consecutivas. En 2016 se apuntó tres bises más en la Met con su papel de Ernesto en "Don Pasquale" de Donizetti. En el Palacio de Bellas Artes ha conseguido dos bises. Y 2017 no fue la excepción: el público le pidió repetir en todas sus presentaciones en Barcelona con “La hija del regimiento”.

Desde los bises en la Met la crítica lo identifica como un tenor prometedor o una estrella en ascenso. ¿Qué opina de esto? ¿Todavía tiene algo que demostrar en la escena internacional?

“Yo no he leído eso”, dijo el cantante de 42 años. “Yo en este momento estoy disfrutando ya de un reconocimiento en los grandes teatros de la ópera del mundo, sé que falta un peldaño ahí para que el reconocimiento sea un poco más inmediato, que haya una presencia mediática mucho más fuerte, pero eso viene con el tiempo y con el esfuerzo”.

Camarena pertenece a una generación de grandes figuras latinoamericanas en la música clásica que incluye a los directores Gustavo Dudamel, de Venezuela; Andrés Orozco Estrada, de Colombia, y Alondra de la Parra, de México, así como a la soprano Rebeca Olvera y el barítono Alfredo Daza, ambos mexicanos, entre otros.

“Valdría bien la pena hacer un recuento de ellos y darse cuenta que hay cosas más grandes que el fútbol que se pueden celebrar”, dijo Camarena.

En mayo lanzará un disco dedicado al compositor español Manuel García, quien hizo carrera en México a comienzos del siglo XIX, durante cuatro años en los que compuso y estrenó óperas en el país. El álbum, cuyo título no ha sido anunciado, es editado por Decca. Incluirá la obra de García y su trabajo como intérprete.

“Es un homenaje a Manuel García, un compositor muy importante del tiempo de Rossini”, dijo sobre el compositor de “El poeta calculista”, “Il Califfo di Bagdad” y “La mort du Tasse”. “Es un personaje importante que era bueno rescatar”.

En la última semana de abril, el tenor tiene previsto presentarse en Dublín con Olvera. En Berlín interpretará “María Estuardo” el 28 y 31 de mayo y el fin de temporada cantará por primera vez “Lucía de Lammermoor” de Donizetti en Madrid. A finales de año volverá a la Met de Nueva York con “Los pescadores de perlas”.