RAMALA, Cisjordania (AP) — Médicos y funcionarios palestinos informaron el domingo que el presidente palestino, Mahmoud Abbas, de 82 años, sufre de agotamiento y que esto lo obligó a someterse a exámenes médicas en un hospital de Cisjordania durante el fin de semana.

Los funcionarios del hospital dijeron inicialmente que Abbas se sometió a revisiones de rutina y que los resultados fueron satisfactorios, pero médicos y funcionarios palestinos dijeron el domingo que Abbas estaba agotado. Un médico precisó que Abbas sufría de una inflamación del estómago, agravada por el estrés.

Todos hablaron bajo condición de no ser identificados porque no estaban autorizados para hablar sobre la salud de Abbas con los medios de comunicación. Los chequeos médicos de Abbas revivieron el debate sobre quién lo sucederá.

Cualquier problema de salud de Abbas agrava la preocupación por el incierto liderazgo de los territorios palestinos, divididos entre dos gobiernos rivales.

Abbas ha estado en el poder desde 2005 y se ha negado a preparar un sucesor. En el desorden actual en las instituciones políticas palestinas, no hay planes para la sucesión del líder veterano.

El mandatario palestino fue sometido a controles de rutina como análisis de sangre y rayos X en el hospital privado Al Istishari, cerca de la ciudad de Ramala, en Cisjordania, dijo el director del hospital, el doctor Fathi Abu Mughli.

El dirigente ha sufrido problemas cardiacos, pero sus médicos han señalado que se encuentra en buen estado. Hace un año, Abbas se sometió a un procedimiento cardiaco de emergencia tras sufrir agotamiento y dolores en el pecho. Fue sometido a varias pruebas, incluso un cateterismo, una técnica empleada para detectar y tratar problemas del corazón, pero se determinó que estaba bien de salud.

El mes pasado, Abbas disipó los rumores de que había sufrido un derrame cerebral.

Abbas, que no tiene pensado retirarse, ha ignorado los llamados para nombrar a su relevo, lo que prepara el terreno para una dura lucha por el poder en el caso de que quede incapacitado.

Abbas fue elegido presidente en 2005 para lo que se suponía iba a ser un mandato de cuatro años, pero en 2007 el grupo insurgente rival Hamas tomó el control de la Franja de Gaza, y Abbas ha permanecido en el poder desde entonces. Los palestinos están divididos ahora entre dos gobiernos: el de la Autoridad Palestina de Abbas en Cisjordania, y el de Hamas en Gaza. Los repetidos intentos de reconciliación entre los dos bandos han fracasado.

El líder palestino, que es fumador y tiene sobrepeso, fue atendido años atrás por cáncer de próstata y se le colocó un stent para tratar un bloqueo arterial.