AP NEWS
Related topics

Iberoamérica llama a desarrollo inclusivo y migración segura

November 17, 2018
1 of 2

Presidentes y jefes de delegaciones saludan a los fotógrafos durante la XXVI Cumbre Iberoamericana en Antigua, Guatemala, el viernes 16 de noviembre de 2018. (AP Foto/Oliver de Ros)

ANTIGUA, Guatemala (AP) — El desarrollo inclusivo y el fenómeno de la migración fueron los temas dominantes en la cumbre de jefes de Estado y gobierno de Iberoamérica celebrada el viernes en la ciudad guatemalteca de Antigua, mientras que la corrupción y el debate sobre la situación política de Nicaragua y Venezuela casi no salieron a relucir.

La XXVI edición del encuentro con el lema “Una Iberoamérica próspera, inclusiva y sostenible” elegido por Guatemala, que pretende implementar mecanismos de desarrollo de la región enmarcados en la agenda 20-30 y los Objetivos de Desarrollo Inclusivo, se llevó a cabo en medio de fuertes crisis económicas y políticas en el continente, como las migraciones de miles de hondureños y venezolanos que huyen de la pobreza, la violencia y la persecución política en sus países.

En la plenaria de discursos presidenciales solamente Perú abordó el tema de la corrupción y Costa Rica el de la situación de Nicaragua y Venezuela. La canciller guatemalteca Sandra Jovel, al ser consultada sobre por qué no se abordó el tema de la lucha contra la corrupción que la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala lidera en la cumbre junto a la fiscalía, respondió que ése “no era un tema de interés iberoamericano, ni para los presidentes”.

Durante la mañana aparecieron varios carteles en diversos monumentos de la ciudad colonial en los que se podían leer mensajes como “Bienvenidos Ortega y Juan Orlando (en alusión al presidente nicaragüense Daniel Ortega y su homólogo hondureño Juan Orlando Hernández), siéntanse como en su casa. Con los mismos pobres. Con los mismos corruptos. Con la misma impunidad”.

El presidente mexicano Enrique Peña Nieto formuló un llamado “respetuoso” a la región para que se una y firme el pacto mundial para un migración segura, ordenada y regular, que tendrá lugar en Marruecos en diciembre.

Peña Nieto, quien está en sus últimas semanas de gobierno, dijo que mientras siga habiendo migraciones hay que mantener el compromiso de “hacer valer los derechos humanos de todos los migrantes, con independencia de su condición migratoria”.

El mandatario pronunció sus palabras justo el día en que integrantes de la caravana de migrantes hondureños, que atraviesa México con rumbo a Estados Unidos, denunciaron que un grupo fue detenido, sin agua ni comida, por oficiales de migración mexicanos y la Policía Federal en el estado de Sonora con intención de deportarlos.

El presidente hondureño hizo un llamado internacional y urgente para que con la coordinación de las Naciones Unidas se atienda de manera humana y solidaria el ciclo completo del fenómeno migratorio y que se ataquen las causas estructurales.

Hernández culpó, en el caso de la migración en su país, a las crisis del café y al cambio climático que, según él, generaron sequias, y también criticó a la caravana, diciendo que debe investigarse a los que promueven este tipo de grupos. Los migrantes hondureños dicen que huyen por los problemas de pobreza, violencia e inseguridad en su país.

El canciller cubano Bruno Rodríguez dijo que falta voluntad política de los países industrializados para lograr soluciones a los problemas de la región.

“Se construyen muros y barreras, se despliegan fuerzas militares, se separan menores de sus padres y se aplican leyes y medidas represivas para impedir las oleadas de refugiados y migrantes, pero continúan sin atenderse las causas de la migración”, planteó Rodríguez.

El jefe del gobierno español, Pedro Sánchez, resaltó que “frente a la tentación de un repliegue nacional que estamos viendo en muchas partes del mundo, de la construcción de muros, discursos xenófobos y ultranacionalistas que se escuchan... nuestra comunidad iberoamericana ofrece una alternativa de esperanza”.

En la cumbre se percibió cierta tensión cuando el presidente costarricense Carlos Alvarado mencionó la crisis política que viven Nicaragua y Venezuela, lamentó las violaciones a los derechos humanos de sus habitantes y llamó al diálogo para buscar vías de solución en ambos casos, lo que incomodó a los cancilleres de esos países.

En su respuesta a Alvarado, el canciller venezolano Jorge Arreaza le dijo que su participación había sido disonante en la cumbre y que se usaba a países como Nicaragua y Venezuela para “tratar de ocultar los problemas propios que cada país tiene”.

Mencionó que Costa Rica tiene problemas internos con sindicatos y que Venezuela se ponía a su disposición para facilitar un diálogo entre el gobierno y los sindicalistas, los cuales llevan más de 60 días en huelga en la nación centroamericana.

Denis Moncada, canciller de Nicaragua, dijo que Alvarado le faltó al respeto a la soberanía, independencia y autodeterminación del pueblo nicaragüense.

La cumbre, en que también participó el rey Felipe VI de España, concluyó con la firma de la Declaración de Guatemala en la que se establecieron becas para estudiantes, intercambios de alumnos, compromisos que garanticen la igualdad y el acceso de las mujeres, así como la transparencia en asuntos públicos y el empleo. También se acordaron 20 comunicados especiales de temas como migración y refugio.

Antigua es una ciudad colonial ubicada a 40 kilómetros de la capital guatemalteca.

AP RADIO
Update hourly