AP NEWS
Related topics

Preocupa la profunda frialdad entre Estados Unidos y Rusia

April 14, 2019
El general estadounidense Curtis Scaparrotti, jefe de Comando Aliado Supremo de Europa, en Letonia, el 16 de marzo de 2017. (Mindaugas Kulbis/AP

WASHINGTON (AP) — Tiene los ingredientes de una nueva Guerra Fría, o peor.

La profunda frialdad en las relaciones entre Estados Unidos y Rusia es motivo de gran preocupación en algunos sectores de que Washington y Moscú están en peligro de tropezar con una confrontación armada que, por error o por un mal cálculo, podría llevar a una guerra nuclear.

Analistas estadounidenses y europeos, y funcionarios militares retirados y en ejercicio dicen que las superpotencias nucleares necesitan hablar más. Se está abandonando un acuerdo fundamental de control de armas y la última limitación importante sobre armas nucleares estratégicas podría desaparecer en menos de dos años. A diferencia de durante la Guerra Fría, cuando las generaciones vivían bajo la amenaza de un Armagedón nuclear, los dos ejércitos apenas hablan.

“Durante la Guerra Fría, comprendimos las señales del otro. Hablamos”, dijo el comandante principal de la OTAN en Europa, el general del ejército estadounidense Curtis Scaparrotti, que está a punto de retirarse. “Me preocupa que no los conozcamos también hoy”.

Scaparrotti, comandante del Comando Aliado Supremo de Europa, se ha reunido solo dos veces con el general Valery Gerasimov, el jefe del estado mayor ruso, pero ha hablado con él varias veces por teléfono.

“Personalmente creo que la comunicación es una parte muy importante de la disuasión”, dijo Scaparrotti, refiriéndose a la idea de que es menos probable que los adversarios que conocen las capacidades y las intenciones del otro caigan en conflicto. “Entonces, creo que deberíamos tener más comunicación con Rusia. Eso nos aseguraría que nos entendamos y por qué estamos haciendo lo que estamos haciendo”.

Añadió: “No tiene que ser mucho”.

Estados Unidos y Rusia, que en conjunto controlan más del 90% de las armas nucleares del mundo, dijeron que en agosto abandonarán el tratado de 1987 que prohibió una clase completa de armas nucleares. Y parece que hay pocas posibilidades de extender el tratado New Start de 2010 que limita las armas nucleares estratégicas de cada lado.

Después de un período de cooperación posterior a la Guerra Fría en materia de seguridad nuclear y otros asuntos de defensa, la relación entre Washington y Moscú cayó en picada, especialmente después de que las fuerzas rusas entraron en la antigua república soviética de Georgia en 2008. Las tensiones aumentaron con la anexión de Crimea por parte de Rusia en el 2014 y su intervención militar en el este de Ucrania. En respuesta, el Congreso en 2016 limitó severamente la cooperación militar con Rusia.