AP NEWS
Related topics

EEUU y China negocian a la sombra de nuevos aranceles

May 10, 2019
El representante comercial estadounidense Robert Lighthizer, izquierda en primer plano, y el secretario del Tesoro Steven Mnuchin caminan de regreso a la Casa Blanca tras reunirse con el vice primer ministro chino Liu He para conversaciones comerciales, el jueves 9 de mayo de 2019, en Washington. (AP Foto/Jon Elswick)

WASHINGTON (AP) — Negociadores de Washington y Beijing reanudaron el jueves el diálogo comercial, a unas horas de que Estados Unidos eleve los aranceles a las importaciones chinas en un drástico recrudecimiento de las tensiones entre las dos mayores economías del mundo.

El gobierno chino ha dicho que tomará represalias si el presidente Donald Trump cumple su amenaza de incrementar los aranceles, lo que ha caldeado más la retórica bilateral que ha sacudido los mercados bursátiles del mundo.

Los negociadores se reunieron el jueves por la noche. Posteriormente, tras informarle a Trump acerca de las conversaciones, el representante comercial estadounidense Robert Lighthizer y el secretario del Tesoro Steven Mnuchin sostuvieron una cena de trabajo con el líder de la delegación china, el vice primer ministro Liu He. El diálogo se reanudará el viernes por la mañana, informó la Casa Blanca.

Las conversaciones en Washington sufrieron un duro golpe esta semana después de que Lighthizer y Mnuchin acusaran a los chinos de retractarse de compromisos que habían aceptado previamente. En respuesta al presunto cambio de planes de Beijing, Estados Unidos dijo que incrementará los aranceles sobre algunas importaciones chinas del 10% al 25%, lo cual entrará en vigor a las 12:01 tiempo del Este.

En la Casa Blanca, Trump dijo que recibió “una hermosa carta” del presidente chino Xi Jinping y que “probablemente le hablará por teléfono”.

Ambos países están enfrentándose por las acusaciones estadounidenses de que China se roba tecnología y presiona a compañías de Estados Unidos a que le entreguen secretos comerciales, parte de una agresiva campaña para convertir a las empresas chinas en líderes mundiales en las áreas de robótica, vehículos eléctricos y otras industrias de vanguardia.

No se esperaba esta agudización repentina en las tensiones. Hasta fines de la semana pasada, funcionarios del gobierno de Trump insinuaban que los negociadores estaban logrando avances constantes.

Las autoridades estadounidenses indicaron que captaron indicios de que China estaba considerando retractarse de sus compromisos previos durante conversaciones la semana pasada en Beijing, pero que esa actitud se hizo más evidente en comunicaciones el fin de semana. No indicaron los temas precisos involucrados.

El domingo, Trump advirtió que estaba perdiendo la paciencia con el ritmo de las conversaciones.

“El acuerdo de comercio con China continúa, pero muy lentamente, mientras ellos tratan de renegociar. ¡No!”, tuiteó.