BONN, Alemania (AP) — Justo cuando el primer rayo de luz del amanecer apareció al otro lado del río Rin y luego de una jornada de negociación que duró toda la noche, los delegados emergieron el sábado de la última sesión de las negociaciones mundiales sobre el clima de este año, expresando satisfacción por los avances logrados en la creación de un libro de reglas integral para combatir el calentamiento global.

La reunión de dos semanas en Bonn, Alemania, fue considerada como un evento de trabajo a niveles de base diseñado para remarcar los detalles técnicos del Acuerdo Climático de París de 2015. Se realizó en medio de temores de que el gobierno del presidente estadounidense Donald Trump, que rechaza el Acuerdo de París, intentaría bloquear cualquier avance que se considere contrario a los intereses norteamericanos.

Al final, sin embargo, la mayoría estuvo de acuerdo en que los delegados estadounidenses participaron constructivamente en Bonn, aunque de manera algo discreta. También elogiaron el hecho de las delegaciones de varios estados, ciudades y empresas estadounidenses se comprometieran con los objetivos del Acuerdo de París, independientemente de lo que piense Trump.

El papel del saboteador casi cayó en manos de la delegación saudí, que evitó un acuerdo final durante varias horas, al objetar una frase que temía que pudiera permitir futuros gravámenes sobre los combustibles fósiles, como el petróleo.

"Ha habido un impulso positivo a nuestro alrededor", dijo el primer ministro de Fiyi, Frank Bainimarama, quien presidió la reunión y dio por concluido el encuentro a las 7 de la mañana del sábado.

Bainimarama elogió a los delegados por concretar las normas para el Acuerdo de París de 2015 contra el calentamiento global y por marcar un rumbo para que los países eleven sus objetivos de reducción de emisiones en los próximos años.

"Dejamos Bonn habiendo alcanzado algunos logros notables", dijo Bainimarama, citando acuerdos sobre agricultura, protección de los océanos, derechos de los pueblos indígenas y el lanzamiento de un nuevo sistema para ayudar a la gente de los países pobres a obtener seguros contra los efectos del cambio climático.

Muchos países ya están sintiendo el calor que está aumentando en el mundo, con inundaciones drásticas, huracanes y sequías, añadiendo un sentido de urgencia a las conversaciones.

Los grupos ambientalistas expresaron su satisfacción por el resultado de las negociaciones, aunque subrayaron que aún queda mucho por hacer y poco tiempo para asegurar que se cumpla el objetivo del Acuerdo de París de mantener el aumento del calentamiento global significativamente por debajo de los 2 grados centígrados (3,6 grados Fahrenheit).

___

Frank Jordans está en: http://www.twitter.com/wirereporter